18/9/21

¡ABAJO LA MONSTRUOSA LEY DE SECUESTRO Y DESAPARICIÓN DE CADÁVERES!
¡EL PRESIDENTE GONZALO ES INMORTAL!


Con profunda ira revolucionaria rechazamos y condenamos la nueva ley macartista, inquisitorial y antipueblo que aprobó el Congreso y servilmente promulgó el Ejecutivo, que corrobora ante los ojos de los pueblos del mundo la crisis general del caduco Estado peruano. Ya no solo es la persecución política, por razones ideológicas, a las organizaciones marxista-leninista-maoístas, pensamiento gonzalo y otras organizaciones del pueblo, sino que buscan establecer un precedente de desaparición legal de los restos de seres humanos que consideran “enemigos”, como ya lo hicieron con las veinte mil llamadas “desapariciones forzadas” en las cuatro mil fosas clandestinas de autoría exclusiva del Estado a través de sus fuerzas armadas genocidas, aprovechando hoy perversamente el fallecimiento del personaje más importante de la historia contemporánea.

De esta manera, es el propio Estado quien arrasa su llamado “estado de derecho” para imponer un “derecho penal del enemigo”. La tan proclamada “democracia”, desenmascarada como el derecho de los que mandan en el país, hoy se desnuda mostrando su entraña purulenta capaz de aberraciones como las que hicieron con Túpac Amaru en el proceso de la independencia y que se creían superadas por la historia.

No es la “paz social” lo que buscan sino la preservación de un orden opresor y explotador, podrido de corrupción, que le ha venido permitiendo a la gran burguesía tener sus arcas rebosantes de ganancias a costa de la pobreza y miseria de millones de peruanos ¡Y pretenden que eso siga así eternamente!

La moral inquebrantable del Presidente Gonzalo, tras 29 años prisionero en condiciones de tortura con aislamiento absoluto y privado de todos sus derechos, es lo que la ultraderecha y sus serviles no han soportado. Ahora ordenan incinerarlo “legalmente”, como antes lo hicieron con las masas en el cuartel Los Cabitos, Accomarca, el “Pentagonito”, en las comunidades de campesinos pobres y en tantos lugares que aún permanecen sin identificar.

Y por la grita del fujimorismo y sus aliados ultraderechistas neoliberales, dicha ley la promovió la fiscal del gobierno hambreador y genocida del corrupto suicidado García Pérez, a lo que se aliaron, reverenciando a este pútrido orden, otra vez la mayoría de la izquierda burguesa.

Finalmente, el que fuera elegido por el pueblo como presidente, incapaz de ir contra la corriente ultraderechista, ha impreso su firma, confirmando una infamia descomunal, y sentando para la perspectiva mediata un arrasamiento de los derechos del pueblo a quien con cualquier pretexto acusarán de “terrorismo” y “traición a la patria” o inventarán un “delito” más en su lista para aplacar la indetenible lucha de clases.

Cada cual se ubica históricamente. Nada está concluido. La contrarrevolución podrá desaparecer su cuerpo hoy, pero la historia y el pueblo serán los jueces futuros de sus protervos crímenes. En la memoria histórica de los pueblos revolucionarios del mundo, Abimael Guzmán Reinoso vivirá eternamente.

18 de setiembre de 2021

Comité Nacional de Prisioneros Políticos y de Guerra del Perú









 

Post a Comment: