DESDE MEXICO: ¡VIVA LA LUCHA MAGISTERIAL EN AMÉRICA LATINA EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y EL EMPLEO!



 Correo electrónico: fmin_cnte_cnte@yahoo.com.mx                                                            PRECIO SOLIDARIO
                                                                                                                                                                                                                                
¡LA HUELGA  MAGISTERIAL  RECORRE  LOS  PAÍSES DE AMÉRICA LATINA EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA, DEL EMPLEO Y DEL SALARIO! ¡DEBEMOS HERMANARLAS! ¡NI UNA LUCHA AISLADA MÁS, NO SÓLO EN MÉXICO SINO EN AMÉRICA LATINA!
¡LAS REFORMAS EDUCATIVAS NO SON EXCLUSIVAS DE UN PAÍS O GOBIERNO, SON IMPOSICIÓN DEL IMPERIALISMO A TRAVÉS DE SUS ORGANISMOS INTERNACIONALES, PARTICULARMENTE LA OCDE!


El magisterio democrático de México agrupado en la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) ha puesto en jaque al gobierno fascista y corporativo de Enrique Peña Nieto desde 2013, cuando le demostró que su Reforma Educativa, acorde con los intereses de la OCDE y de Mexicanos Primero no era tal. Que se trataba de una reforma laboral y administrativa que atentaba contra los derechos laborales, profesionales y sindicales que habían sido conquistados en décadas por el profesorado y el pueblo, principalmente el derecho a la educación pública, gratuita y laica, así plasmado en la Constitución Mexicana, también reformada muchas veces para hacerla acorde a los intereses del gran capital nacional e internacional monopólico y oligárquico. Por ello, en toda América Latina, la defensa de la educación pública ha sido y es contra el neoliberalismo rapaz que se ha planteado la privatización de la educación y la precarización del empleo docente.
En México la lucha por la defensa de la educación pública continúa, no ha cesado pese a los intentos fallidos del Estado corporativo fascista por destruir/desarticular a la CNTE, utilizando para ello a su más fiel aliado: el charrismo sindical, símbolo de entreguismo y traición.
En la Ciudad de México las agresiones contra los maestros se agudizan y son cada vez más constantes. En materia salarial, el maestro mexicano está mal pagado. A esto se agregan medidas administrativas que sólo muestran el desinterés y la retórica en el supuesto aumento de la calidad educativa: se obliga al maestro a aprobar a todos los alumnos de sexto de primaria y tercer grado de secundaria; saturación de grupos con más de 50, 55 y hasta 60 alumnos hacinados en salones pequeños, exigiéndole al maestro trato personalizado a los alumnos cuando padecen males como TDAH, deficiencias auditivas o visuales, etc. si algún alumno tiene un accidente, el culpable directo es el maestro. Se están cerrando sin justificación turnos vespertinos y eliminando de la currícula escolar las Actividades Tecnológicas (Talleres). En este ambiente hostil, numerosos directivos azuzan y utilizan a alumnos y padres de familia contra maestros acusándolos de ser culpables de accidentes de sus hijos; por supuesto acoso sexual y más casos que muestran que el verdadero acoso es laboral y social contra el maestro. En los Consejos Técnicos Escolares se manifiesta prepotencia, arbitrariedad e intimidación por la mayoría de directores, inspectores o supervisores que son utilizados para imponer a raja tabla la reforma educativa punitiva: ¡Cuidado con el maestro que se atreve a manifestar las injusticias pues es blanco de la represión! En las escuelas van en aumento los exhortos, notas malas, actas administrativas, ceses, evaluaciones de desempeño, de diagnóstico y de permanencia que nada tienen que ver con mejorar la educación, sino que se utilizan para despojar a los maestros de sus derechos adquiridos tras años y años de servicio al pueblo. A esto se suma, además, la reducción de las vacaciones que implica para el docente menos descanso y más trabajo, más exigencias sin retribución extra por ese “nuevo” trabajo. Las escuelas de educación pública que les impusieron el programa de Certificados de Infraestructura (CIEN) trabajan en medio de ruido, polvo, caos, y demás limitaciones que tienen que tolerar alumnos y maestros por los trabajos de remodelación selectiva, cuando la inmensa mayoría de las escuelas del país no cuentan con infraestructura suficiente y de calidad. Contra el alumnado es cotidiana y evidente la complicidad de autoridades públicas con los narco-menudistas, lo que está llevando inevitablemente al aumento de asaltos, agresiones, adicciones, etc.
Ahora mismo, la izquierda de la CNTE pugna por reagrupar sus fuerzas para defender sus derechos fundamentales y sociales, y no sólo los trabajadores de la educación sino varios sectores del pueblo, particularmente los padres de familia que empiezan a padecer el embate del Estado al descargar sobre sus hombros la responsabilidad del mantenimiento de la infraestructura de las escuelas disfrazada en los Consejos Escolares de Participación Social (CEPS) y en el “Nuevo” Modelo Educativo que no implica mejora educativa sino más control docente y pérdida de contenidos en los planes y programas de estudio.
El mejor y más reciente ejemplo de lucha magisterial triunfante lo tenemos en la HUELGA NACIONAL protagonizada por el magisterio de Colombia. Tras 37 días de huelga iniciada el 11 de mayo, más de 300 mil docentes públicos dirigidos por la Federación Colombiana de Educadores (FECODE) pusieron en jaque al gobierno de Juan Manuel Santos, aprovechando la coyuntura política de las Negociaciones de Paz con las FARC. El magisterio colombiano dirigido por la FECODE y sindicatos afines lograron conquistas históricas pese a las declaraciones fallidas del gobierno de Santos de que “no había recursos” para resolver el conflicto magisterial. En resumidas cuentas, la HUELGA NACIONAL de la FECODE que terminó el pasado 16 de junio llegó a los siguientes acuerdos plasmados en la MESA NACIONAL DE NEGOCIACIÓN. CAPÍTULO ESPECIAL-MESA SECTORIAL DE EDUCACIÓN/FECODE:
Aumento salarial y mejoras salariales a través de una bonificación pedagógica que se concreta en 2018 con aumento del 6% de la asignación básica mensual; para 2019 el aumento será del 11% y en 2020 alcanzará el 15%. Además, obtuvieron un incremento en la cobertura educativa de preescolar con recursos gubernamentales del Sistema General de Participaciones (SGP), la implementación de la Jornada Única laboral, definiendo sus condiciones con la participación activa de la FECODE y sus sindicatos filiales, la verificación de la infraestructura educativa nacional, un Plan de alimentación escolar, la incentivación de la práctica deportiva, la sana recreación y la protección del ambiente. La defensa de los nombramientos del docente de aula y del docente orientador (que sustituye al de apoyo) evitando que éste tenga funciones administrativas. Defensa de los criterios de evaluación docente cofinanciados por el gobierno al 12% de maestros que se inscribieron en la Evaluación de Carácter Diagnóstico Formativa (ECDF), respeto de las Normales Superiores y fortalecimiento del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio (FOMAG) entre otras conquistas.
En otro escenario de lucha, 75 mil maestros paraguayos iniciaron el 24 de agosto una HUELGA NACIONAL en la que el gobierno sólo les ofrece un aumento salarial de entre el 5 y el 8% para 25 mil docentes. Propuesta rechazada pues 50 mil no son considerados. Como ha sucedido en México, el gobierno paraguayo amenazó a los paristas con ser reemplazados con otros maestros, amenaza rechazada por los trabajadores de otros gremios que apoyan la huelga magisterial. En Paraguay la HUELGA NACIONAL MAGISTERIAL inicia.
Por otro lado, desde hace unas semanas están circulando en las redes sociales de nuestro país, escenas de la ejemplar lucha de los maestros en el Perú. La solidaridad internacional no se ha hecho esperar: en Roma y en Madrid se realizan acciones políticas exigiendo solución a las demandas de los maestros y el cese a la represión. Mientras tanto, en el Perú, cientos, miles de maestros de provincia, marchan con los maestros de Lima en la HUELGA NACIONAL que va en ascenso; recorren las calles de Lima con la consigna: “No podrán, no podrán, nuestra huelga silenciar”.
Desde el 15 de junio los más de 18 mil maestros en Cusco iniciaron la huelga general indefinida; las demás regiones del país no han dejado de incorporarse. Actualmente son 21 regiones en huelga. En Puno son 20 mil profesores más. En Madre de Dios el 80% del magisterio acata la huelga, en Apurímac el 98% y en Moquegua el 90%. Sólo para citar las regiones donde se han publicado cifras oficiales. Para los maestros y maestras de base, el enemigo principal es un Estado que puesto al servicio de los ricos busca seguir profundizado el lucro y privatización por un lado; y el despojo del pueblo de su derecho a educarse por el otro lado. El Estado aplica el ahogamiento económico a las escuelas públicas. Esta lucha representa el rechazo popular a más de 25 años de privatización neoliberal en la educación. La lección principal para maestros y pueblo es que “nada le ha caído del cielo al pueblo, todo lo que tiene lo ha conseguido luchando y así seguirá siendo”.
Como en México, la plataforma de lucha del magisterio peruano tiene como orientación general combatir la privatización de la educación y luchar en defensa de la escuela pública. También en el país andino exigen la derogatoria de la Ley General de Educación y de La ley de Reforma Magisterial cuya aplicación ha implicado la puesta en marcha de despidos masivos perdiendo su derecho a la estabilidad laboral. Y es que para que un maestro pueda continuar ejerciendo su carrera deberá aprobar constantes exámenes ideados de forma punitiva. Como señalan los maestros, estas evaluaciones son evaluaciones para el despido masivo. Ya son alrededor de 40 mil maestros despedidos a través de dos causales; ser interinos y cumplir más de 65 años. Teniendo ya este panorama donde se atropelló el derecho al trabajo a esta gran porción del magisterio, evidentemente las evaluaciones que se iniciarían en el nivel inicial también apuntarían al mismo objetivo. Consideremos, además, que esta ley, como parte de la persecución macartista del gobierno de derecha de Kuczynski contra los dirigentes sociales como del magisterio, contra los dirigentes políticos como del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef); prohíbe a las personas que purgaron condenas por los llamados delitos de “terrorismo” ejercer la docencia en una clara muestra de inconstitucionalidad pues a nadie se le puede negar su derecho al trabajo aún menos siendo necesaria su reinserción social.
Si en México el maestro está mal pagado, en el Perú los sueldos de los maestros, son sueldos de hambre. En promedio ganan entre 1100 soles a 1500 soles equivalentes a entre 6 mil y 8 mil 200 pesos mexicanos, cuando en ese país la canasta básica es de 2500 soles (10 mil pesos). En México, el gobierno federal y el charrismo cómplice prometieron desde inicios de los años 90 que el sueldo profesional del magisterio alcanzaría los 6 salarios mínimos profesionales. Esta promesa fue falsa. Por ello, nuestra exigencia económica debe ser exigir el 100% de aumento salarial.
A las demandas legítimas de nuestros compañeros peruanos, la respuesta del gobierno encabezado por Pedro Pablo Kuczynski ha sido, la persecución macartista, la represión, la persecución y criminalización. Falsamente en su campaña de persecución, la ministra de Educación y la prensa afín al gobierno de Kuczynski acusan a los maestros “de radicales” para perseguirlos con su plan de redada contra dirigentes políticos de las organizaciones democráticas como el MOVADEF que desde sus trincheras apoyan tanto el derecho del maestro a mejores salarios y el derecho al trabajo sin medidas punitivas, como el derecho del pueblo a la educación pública, hoy privatizada y municipalizada, eludiendo el Estado su responsabilidad de ofrecer educación pública gratuita y de calidad, aplicando sólo el 3.8% del PIB a la educación, cuando la propia OCDE “recomienda” a sus socios aplicar mínimamente el 8% del PIB en este rubro.
La política de represión y persecución del gobierno peruano ha traído como consecuencia la sangre de 4 peruanos muertos en luchas sociales por balas policiales y del maestro Walter Yucra, quien se ha convertido en fuerza política para seguir luchando. Hace apenas unos días circularon en las redes sociales de nuestro país escenas de la represión brutal que la policía nacional peruana ejerció contra los maestros indefensos, acusados falsamente de ser terroristas. El caso más indignante, denunciado por la propia prensa de ese país que se solidariza con la lucha de los maestros, es la salvaje golpiza recibida por la profesora Patricia Arauco del Distrito de Alis, provincia de Yauyos, quien quedó paralítica, y quien inmediatamente recibió la solidaridad de sus compañeros y del pueblo.
Los hechos ocurridos tras esta brutal represión han demostrado contundentemente que criminalizar la lucha magisterial, que criminalizar a las organizaciones que la apoyan sin condiciones, como es el caso del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF), sólo tiene como objetivo “legitimar” la persecución política y desprestigiar la lucha justa de los maestros más pobres del Perú, e impedir toda oposición a sus planes antipopulares.
Los hechos muestran que los violentos están del lado del Estado, que éste es el verdadero asesino del pueblo. Queda demostrado que la política del miedo, de la estigmatización y del engaño del gobierno y de todos los reaccionarios ¡no funciona!, pues pese a ella, ¡ningún maestro ha dejado la huelga por sus reaccionarios mensajes! Como maestros democráticos mexicanos nos sumamos a la denuncia que realiza el MOVADEF del nefasto papel entreguista y reaccionario del CEN del SUTEP que como el charrismo en México, cabalga sobre las necesidades de los maestros de base y se pone al servicio de los intereses del Estado y del gran capital. Y lo peor: sumándose a la campaña reaccionaria del Estado peruano, intenta desviar la lucha de los maestros para llevarla al fracaso. Es claro que este negro objetivo no lo lograrán cumplir porque la determinación de triunfo de los maestros dirigidos por CONARE-SUTEP, por su Comité de Lucha Nacional, (el equivalente peruano a la CNTE mexicana) llevará, sin duda, a conquistar sus demandas de derogación de la reaccionaria Ley General de Educación y de respeto al carácter público de la educación. Exigimos que cese la persecución y su plan de redada contra los dirigentes políticos y sociales.
En el Perú como en otros países de América Latina, incluido México, la lucha magisterial está en ascenso; en Perú miles de estudiantes están luchando junto a sus maestros. En Puno, por ejemplo, declararon, expresando su firme rechazo a la privatización de su educación: “Maestros escuchen, estamos en su lucha”; en Moquegua expresaron: “solución ahora a la huelga, los maestros reciben sueldos miserables”. Esta huelga entonces nos deja un nuevo escenario: nuevas generaciones juveniles van forjándose para las jornadas por venir.
Desde nuestras propias trincheras de combate en defensa de la educación pública y del empleo, como maestros democráticos organizados en la CNTE, ¡Saludamos la huelga indefinida del magisterio y la firme decisión de continuar este proceso de lucha respondiendo así a la campaña reaccionaria de la ultraderecha contra su lucha! Nos sumamos a la lucha por el derecho fundamental del pueblo a educarse y por la defensa de la escuela pública contra los planes de privatizarla.


¡VIVA LA LUCHA MAGISTERIAL EN AMÉRICA LATINA EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y EL EMPLEO!
¡UNIDOS,  ORGANIZARNOS  Y  LUCHAR  CONTRA  LAS  POLÍTICAS  NEOLIBERALES PRIVATIZADORAS DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA!
¡ARRANCAR  TRIUNFOS  A  LOS  GOBIERNOS  ANTIPOPULARES  Y    PRO IMPERIALISTAS DE AMÉRICA LATINA!
¡ALTO A LAS CAMPAÑAS DE ODIO, PERSECUCIÓN Y CRIMINALIZACIÓN DE LA ULTRADERECHA EN AMÉRICA LATINA CONTRA LAS LUCHAS DEL PUEBLO! ¡ALTO AL PLAN DE REDADA DEL PRESIDENTE KUCZYNSKI EN EL PERU!
¡APOYO TOTAL A LA HUELGA MAGISTERIAL PERUANA!


Previous
Next Post »