LOS TRABAJADORES QUEMADOS EN LAS MALVINAS Y LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA





La muerte de tres trabajadores en el incendio de la Galería Nicolini, ubicada en Las Malvinas, ha puesto en evidencia, una vez más, las condiciones en que trabajan muchos en el Perú.

Los tres muertos son de aquellos trabajadores que laboran bajo llave, sin poder usar los servicios higiénicos, en jornadas de doce horas y los siete días de la semana, por un miserable salario de ¡¡¡veinte soles diarios!!! Ni hablar de seguro social, de vacaciones, de estabilidad laboral… Es decir, trabajan sin ningún derecho laboral, con salarios miserables, en jornadas mayores a las ocho horas y sin las mínimas condiciones de trabajo. ¡¡¡Condiciones parecidas a las que trabajaban los obreros en el siglo XVIII!!! En pleno siglo XXI, al amparo del neoliberalismo impuesto por el imperialismo, se ha potenciado el afán de enriquecimiento desmedido de la burguesía, bajo el amparo del Estado, desconociendo derechos laborales arrancados con sangre en largas jornadas de lucha.

Pese a ello, los grandes burgueses siguen reclamando “mayor flexibilidad del mercado laboral” con el cuento de la competitividad, porque, dicen, los derechos laborales “generan sobrecostos” de producción. Es decir, demandan mayor desconocimiento de los derechos de los obreros y trabajadores en función del incremento de la plusvalía, para el mayor enriquecimiento de los capitalistas a costa del sudor y sangre de los obreros y trabajadores. Dentro de lo mismo está la nueva ley del  régimen laboral juvenil que están promoviendo y el mantenimiento del contrato administrativo de servicios, CAS.

Los pregonan y promueven quienes hablan del “milagro económico peruano”, del “desarrollo del Perú” en las dos últimas décadas “gracias” a la implantación del neoliberalismo. Situación comprensible, ya que es la gran burguesía quien se ha beneficiado y se beneficia del sistema capitalista impuesto en el Perú.

Un sistema que hunde en la desnutrición a nuestra niñez y mantiene con anemia al 50% de los niños, que da una pésima educación pública, que tiene los hospitales desabastecidos y sin la cantidad necesaria de personal médico, que tiene en la desocupación y subocupación a cerca del 50% de la población en edad de trabajar, que ha incrementado las lacras sociales, etc., etc.

Estos hechos muestran la cruel explotación que pesa sobre la inmensa mayoría de peruanos. Y nos llaman a desarrollar la lucha contra el sistema capitalista y contra quienes lo sostienen, así prepararse para las futuras jornadas por venir. Nos llaman a desarrollar hoy la lucha por los derechos fundamentales; siendo parte fundamental de estos la lucha por las tres banderas del proletariado: salario de acuerdo a la canasta básica familiar, el respeto a la jornada de ocho horas y condiciones adecuadas de trabajo.

¡Respeto a los derechos laborales de los obreros y trabajadores!


¡Abajo la explotación capitalista!
Previous
Next Post »