PRONUNCIAMIENTO SOBRE LOS DESPLAZADOS DE CHENALHO, CHIAPAS MEXICO




Desde el estado de Chiapas la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos Capitulo México, hace saber al pueblo de México y  los pueblos  del mundo, su condena enérgica por el desplazamiento forzado que desde hace un año sufren familias indígenas del Ejido Puebla del municipio de Chenalhó Chiapas por las acciones violentas de un grupo paramilitar que actúa  impunemente bajo la protección gubernamental.  La  responsabilidad directa es de Enrique Peña Nieto  Jefe de las fuerzas Armadas y Manuel Velasco Coello actual gobernador del estado. Demandamos que se atienda su situación, que se garanticen desde el gobierno las condiciones de seguridad para el retorno de los desplazados a su lugar de origen.

Los desplazamientos forzados en Chiapas son parte de  la guerra interna  contrasubversiva que  el gobierno federal y estatal  desarrollan teniendo al pueblo como su enemigo interno a derrotar, actualmente lo sufren 241 personas indígenas del ejido mencionado, se ha demostrado su calidad. De desplazados pues ahí estaban viviendo al momento de sufrir la agresión. El gobierno estatal tiene la obligación de atender las necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud, educación, trabajo, seguridad como lo estipula la ONU para estos casos. Y por consiguiente poner en libertad Javier Cruz López y su hijo de 18 años José Cruz Gómez presos en El Amate pero que son parte de los desplazados.

Chiapas es la frontera con Guatemala y Centroamérica. Por estas tierras pasan los migrantes de todo el mundo que buscan llegar a los EEUU. Esa posición geopolítica ha llevado a que el Comando Sur de los EEUU  dirija los operativos conjuntos de las fuerzas Armadas de México y Guatemala en la frontera, que el FBI firme con el gobierno de Chiapas convenios de capacitación a las corporaciones policíacas. La actuación permanente de grupos paramilitares y una amplia militarización del territorio con incursiones sistemáticas en las comunidades.  El objetivo principal de toda esta guerra interna es avanzar en el despojo territorial, destrucción  y saqueo de los recursos naturales.

Para llevar adelante esa política de  saqueo y mantener la militarización, el gobierno estatal instrumentó la imposición de presidentes municipales y diputados locales. Lo que generó  indignadas  reacciones políticas de la población, conflictos electorales que en su mayoría fueron sofocados con desalojos, bombardeo masivo de gases tóxicos, cárcel y asesinatos. Manteniéndose la organización popular y rechazo a la imposición anti democrática del gobierno estatal en los municipios de Chenalhó, Oxchuc y Zinacantán .

La situación en el municipio de Chenalhó es grave, el tejido social y la división comunitaria provocada desde el gobierno alentó a que en el Ejido Puebla se sufriera una agresión más, que el año pasado el mencionado grupo paramilitar  “destruyera y saquera las viviendas de 46 familias desplazadas y fueron asesinados el Señor Guadalupe Cruz Hernández y la menor de edad Adriana Méndez Gutiérrez sin que hasta el momento hayan sido detenidos los agresores, por el contrario acusaron con testimonios falsos por el asesinato de la menor Adriana al señor Javier Cruz López y su hijo de 18 años José Cruz Gómez,  mismos que en el momento de ser detenidos se encontraban hospitalizados por lesiones causadas por los mismos agresores”.

Reafirmamos la exigencia de que el gobierno desmovilice y desarme a los grupos paramilitares, que resuelva el conflicto que provocó y genere las condiciones para el retorno de los desplazados de las 241 personas del Ejido Puebla de Chenalhó, Chiapas.

“NI GUERRA ENTRE PUEBLOS, NI PAZ ENTRE LAS CLASES”

COMITÉ CONTRA LA PERSECUCION, MOVIMIENTO UNION DEL PUEBLO POBRE, FRENTE CAMPESINO POPULAR DE CHIAPAS, CENTRO DE DERECHOS HUMANOS KU’UNTIK, URTARTE, ORGANIZACIÓN POPULAR EMILIANO ZAPATA (OPEZ-H), FRENTE UNION REVOLUCIONARIA, MOVIMIENTO POR LA EMANCIAPACION DE LA MUJER.

                                                          NOVIEMBRE 2017
Previous
Next Post »