LAS RETORCIDAS LINEAS DE CECILIA VALENZUELA




Respuesta a su columna de El Comercio.

Sumándose al coro destemplado de la ultraderecha y en medio de la masiva y sostenida lucha de maestros, sale Cecilia Valenzuela, vocera de Basombrío y la Dincote para atizar y reavivar odios, represión, venganza y escarnio en sus artículos de El Comercio.

Preguntamos ¿qué credibilidad puede tener esta señora que durante el gobierno aprista ha sido parte de su prensa oficial, que pretendía limpiar la cara a Alan García por el baguazo, aduciendo “complot internacional”, responsabilizando a otros menos al gobierno aprista y su política del “perro del hortelano”? Refresquemos la memoria acerca de la señora Valenzuela, y desentrañemos su labor periodística, y es que su paso por el periodismo no es sino vergonzante muestra de lo que es ser una ganapán, justificando el genocidio de los penales para exculpar al asesino García Pérez.

Cecilia Valenzuela fue sancionada junto al diario El Comercio, por el Tribunal de Ética del Consejo de la Prensa Peruana por difundir ‘noticias’ plagadas de mentiras y negarse a publicar los desmentidos y rectificación correspondiente, es decir, tiene una conocida práctica mendaz y difamatoria. Otro hecho conocido fue el caso en que le ofreció miles de dólares a un miembro del grupo Colina por una entrevista exclusiva en la que declare lo que ella quería que diga, y así tener una ‘primicia’.

Es aduladora y cuidadora de los intereses de las transnacionales mineras, así, por salir de defensora de la empresa norteamericana Newmont Mining años atrás, el mismo Ricardo Letts le dijo en su cara “¡qué lindo es ser sirviente de esas grandes corporaciones, qué lindo es ser nada más que felpudos!”. Y César Hildebrandt quien la conoce en su todo su proceso y la calaña de periodista en la que ha devenido la califica de “vergüenza del periodismo” y que tiene un “egocentrismo patológico”, “¿Cómo se puede ser líder de opinión si no se tiene opinión, sino la opinión del gobierno, la opinión de lo que se quiere adular, de lo que se quiere imitar, de lo que se quiere trepar? ¿Cómo se puede ser líder de opinión sino se tiene opinión propia?”

Levanta arteramente el cuco: “¡la violencia ha regresado!”, para justificar la represión y la persecución contra los dirigentes populares. “Hay periodistas que tratan con imparcialidad”, o sea tienen que ser como ella, parcializados y parametrados por las políticas oficiales y pretende imponer su libreto a todo el periodismo, en el fondo es otra propugnadora del macartismo y la dictadura de la burguesía a la que le rinde pleitesía acomodándose bajo el ala de la facción que le pague más; y alude al “espíritu nacional para hacer frente…” ¿de qué espíritu nacional puede hablar quien  tiene como única bandera la defensa del capital y las riquezas de sus amos de las mineras, quien aplaude el entreguismo de nuestras riquezas pese a la devastación de pueblos, la muerte y la contaminación de los ríos? Y se llena la boca para atacar las justas protestas sociales, por ello es una de las invitadas favoritas a los CADE cada año.

Sus columnas en uno de los periódicos de la ultraderecha destilan su odio y desprecio a los maestros, y es falsa su “preocupación por la educación y las condiciones actuales de la niñez y la juventud”. Imputa a los profesores que día a día enfrentan las bombas, los chorros de agua y los golpes de la represión de “vividores del Estado que siembran pensamiento violentista y radical”, ¡indignante! Pretende descalificar la demanda de maestros con tanta infamia diciendo “entraña senderista de la protesta magisterial”, por ello le cae redondo lo que arengan los maestros: ¡prensa amarilla! ¡prensa basura!

Así actúa desde que inició la huelga magisterial esta propugnadora del macartismo, con un odio gratuito a todo lo que le afecte a sus amos y peor aun tratándose del PCP y del Dr. Guzmán. Ayer defensora del gobierno aprista, y hoy bajo el ala de El Comercio y con la bendición de los Miroquesada, últimamente  se viste de naranja. Entonces cualquier tipo de injuria ultraderechista se puede esperar, por ello dice: “pensamiento genocida”, “pensamiento asesino en potencia”. Tiene una fijación y odiosidad irracional que linda con la alucinación, ella sí que es experta en promover el odio de clase, de su clase que defiende, no del pueblo. El marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo es una ideología que representa los intereses del proletariado, y la que ella enarbola, la ideología burguesa es totalmente opuesta, de ahí sus envenenadas expresiones.

El propio Movadef a través de su dirigentes ha sido enfático al expresar que no es el Movadef quien dirige la huelga magisterial y esa imputación tiene como  objetivo perseguir a sus dirigentes, para discriminar y no atender sus demandas, pero la señora Valenzuela es obtusa, pues los propios analistas políticos confirman que este descontento de los maestros ha sido canalizado por los actuales -y en la práctica- verdaderos representantes de este combativo gremio, y que en el fondo entraña la reivindicación de una educación pública gratuita, democrática y científica. Día a día los maestros desenmascaran que esa ley de reforma magisterial no es sino parte de los planes que el BM mandó aplicar desde el gobierno de derecha de Humala, y que el gobierno ultraderechista de PPK continúa, en la que aherroja más el sistema educativo en el país, y somete a más de 300 mil maestros a las condiciones laborales más ignominiosas; en que la llamada ‘meritocracia’ no es sino expresión de la llamada competitividad laboral, el eficientismo y el arribismo inherentes a lo que el sistema capitalista exige.
Dice: “la ilegalización de SL es una batalla a librar unidos” Hace un llamado, y poco más convoca a una cruzada dizque para que Movadef sea proscrito y declarado ilegal del sistema político, haciendo eco de las elucubraciones de Basombrío y compañía sin importar violar su propio orden democrático. Farfulla sinuosa su envenenada afirmación: “rostros engañosos”, cuando la única engañosa y mentirosa es ella quien, escasa de entendederas, tiene los ojos en la espalda, cuando la única realidad es que la guerra interna ha terminado hace 25 años, y la actual posición que asumen consecuentemente quienes dirigieron ese proceso político es de Solución Política, Amnistía General y Reconciliación Nacional, pues no existe prueba alguna de acción armada contra el Estado.

Rechacemos estas posiciones reaccionarias y macartistas como la retorcida posición de Cecilia Valenzuela  que lo único que apuntan es a promover el odio y la venganza, y opuestos a una solución política, quieren seguir usando el tema de la guerra interna para promover el miedo, la represión y allanar el camino a la aplicación de sus nefastas políticas de explotación capitalista contra el proletariado y el pueblo.



Vídeos de referencia:


Agosto 2017


Previous
Next Post »