¡Viva el XXX Aniversario de la Declaración Conjunta y Acuerdos, PCP-PCE!

Con profundo júbilo revolucionario reproducimos el presente documento del Partido Comunista de España, que, expresando el internacionalismo proletario y convicción comunista en que ser marxista hoy es ser marxista-leninista-maoísta, reafirma el profundo sentimiento de camaradería que une a ambos partidos comunistas.

¡Proletarios de todos los países, uníos! 
¡Viva el 1º de Mayo! 
¡Viva el XXX Aniversario de la Declaración Conjunta y Acuerdos, PCP-PCE! 


En este Primero de Mayo, saludamos camaraderilmente a todos los Marxistas-Leninistas-Maoístas en prisión y en libertad, principalmente a nuestro querido, respetado y reconocido, forjador de comunistas: el Pte. Gonzalo, a los Partidos Comunistas y todos los revolucionarios. Saludamos a la clase obrera, las masas oprimidas y los pueblos que resisten la canalla agresión imperialista en el Mundo. Nos reafirmamos en seguir luchando y cumpliendo nuestra tarea de reconstitución del Partido y las organizaciones revolucionarias de clase, en incansable marcha y sinuosa senda hacia la revolución proletaria, el socialismo y el comunismo. 

Desde que existe la opresión del hombre por el hombre, los oprimidos de la Tierra se han rebelado y levantado contra ella y, aunque no siempre han logrado el triunfo, en la memoria de los oprimidos persisten ejemplos de lucha que hoy continúan socavando lo viejo, la ya vieja y caduca explotación y opresión capitalista, en su fase superior y última. 

Las potencias imperialistas, en único proceso del sistema capitalista en etapa imperialista, continúan ahondado en el desarrollo de su ofensiva contrarrevolucionaria general incrementando la opresión y explotación del proletariado y las masas de sus propios países, criminalizando toda justa lucha del proletariado y los pueblos; siguen la senda del único fin y perspectiva en función del control de los pueblos y naciones oprimidos del Mundo. Así, agudizan las contradicciones sociales, entre ellas mismas, entre la clase obrera y el pueblo oprimido y entre las naciones y pueblos que saquean, 3 incrementando sus acciones políticas y económicas, desarrollando más leyes y tratados que afianzan el proteccionismo de sus grandes corporaciones y multinacionales, implantando una situación de impunidad en la que únicamente existen leyes para ellos criminalizando y tratando al resto de la sociedad como el enemigo, agobiando sin límites a la humanidad con mayores cargas, calamidades y evitando su desarrollo y progreso. 

Acrecientan sus acciones militares avanzando en la apertura y desarrollo de nuevos frentes de guerra por el control del Mundo, promoviendo políticas reaccionarias que enfrentan pueblo contra pueblo, intervenciones directas y desplazamientos amedrentadores de su arsenal bélico, en demostrativa escalada bélica hacia la antesala de una nueva guerra mundial por el nuevo reparto del Mundo. Este cruel coste de la política de rapiña, esquilmación y guerras indignas, que imponen las potencias imperialistas, como siempre lo pagan la clase obrera, las masas y los pueblos y naciones oprimidos. Así, como resultado de las acciones imperialistas, por los caminos vagan regueros de desplazados sin rumbo ni perspectiva; vemos como el Mediterráneo engulle miles de muertos que huyen del horror de las injustas guerras, del hambre y la miseria que les imponen. Los miles de desplazados que logran llegar a las costas europeas procedentes de los conflictos de Oriente Próximo, Asia y África, en busca del futuro que se les niega, se encuentran con que sus desgracias no terminan. Estigmatizados con el apelativo de “posibles terroristas”, tienen que enfrentar las políticas racistas y xenófobas, auspiciadas por el imperialismo y sus lacayos, por los mismos que han generado su situación, por los que les han obligado a abandonar sus lugares de origen, condenándoles a vagar, al hambre y la miseria. 

Desde que fuera presentado, en mayo de 2016, el análisis de la lucha de clases en el Estado Español, día a día se confirma y muestra con mayor claridad, el correcto análisis del Partido y su 4 Dirección. Con el fin de justificar su ruptura del pacto social y la negación de nuestros derechos y conquistas, nos han repetido, hasta la saciedad, que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Contrariamente, los hechos reales nos muestran que, desde los años ochenta, el deterioro de nuestras condiciones laborales y la pérdida de poder adquisitivo, han sido una constante. Pese a que se nos reiterando, que hemos entrado en un nuevo ciclo de recuperación económica, la siempre testaruda realidad nos muestra que el proceso de acumulación originaria de capital, en base al robo rapiña y corrupción, son sus leyes y banderas, y continúa desenvolviéndose y los únicos que siguen aumentando sus ganancias -a la vez que se acrecienta la separación entre ricos y pobres- son los de siempre; por el contrario la clase obrera y los oprimidos constatan cómo cada día aumentan sus penurias para llegar a fin de mes. Para los ricos, la descarada esquilmación de los recursos públicos, para la clase obrera y las masas oprimidas, solo queda mayor pobreza, explotación, criminalización de su resistencia y opresión. 

Frente a esta situación, debemos tener claro que la defensa y recuperación de nuestros derechos y conquistas, no vendrá de buenas palabras ni de tentativas bienintencionadas de individuos aislados, muy al contrario, vendrá del desarrollo, profundización y organización de la lucha de clases de la clase obrera, la cual nos demanda y exige mayor esfuerzo en la tarea emprendida de la reconstitución partidaria y las organizaciones de clase. 

Ante la profundización y desarrollo de las contradicciones mundiales y sociales, en su negación del carácter de la sociedad capitalista imperialista dominante y su única su perspectiva de rapiña y guerras, el caduco y viejo revisionismo, en unión del resurgido populismo de “izquierda” y de “derecha”, pese a sus incendiarios discursos, la realidad es que es en el sistema actual de dictadura burguesa y su “democracia”, donde realmente se sientes a gusto y buscan perpetuar la dictadura burguesa. Hasta la saciedad repiten el 5 discurso de capitalismo imperialista y nos dicen que la “democracia” es el mejor y más justo sistema social posible, que las revoluciones sociales con cosas de los siglos XIX y XX. Así, su única alternativa y aspiración es lograr un nuevo pacto social. 

Surgen nuevos soñadores que creen en un socialismo sin lucha, se consideran capaces y suficientes, para convencer a la clase dominante y sus gobiernos de turno, de las injusticias del sistema social actual y que resultará sencillo obligar y convencer a los capitalistas para implantar en el mundo el bienestar y la paz social, basta con erradicar a los corruptos de la política, con depositar un voto en las urnas cada cuatro años y se logrará. Continúan tratando negar la realidad objetiva, con el único fin de desarmar a la clase obrera, las masas y los pueblos oprimidos. A pesar de que algunos aún siguen definiéndose como marxistas, conscientemente se eternizan en la negación de la división y lucha de clases; niegan que la única meta y resultado inevitable del desarrollo de las fuerzas productivas en la actualidad no puede ser otro que el desarrollo de la lucha de clases hacia la revolución socialista, que la sucesión y dominio de unas clases sociales sobre otras continuará mientras persista la división social actual y desaparezcan las bases que la sustentan: la propiedad privada, la caótica producción social y la explotación del hombre por el hombre. 

El consenso social que tanto les gusta propagar a los opresores y explotadores, a sus ideólogos, hoy se halla en plena descomposición y declive, minado por la corrupción y únicamente manifiesta la incapacidad de la clase capitalista para recomponer la fractura social y la creciente ruptura en la correlación de fuerzas de clase que sostenía el Estado. Los de arriba ya no pueden seguir ejerciendo su poder como lo venían haciendo. 

¿Quieren los de abajo: la clase obrera y los oprimidos, seguir siendo gobernados de la misma manera que hasta ahora? Ciertamente, de múltiples formas y maneras, vemos como cada día, 6 en proceso dialéctico, el Estado y sus instituciones de clase, encuentran mayor rechazo entre la clase obrera y los desposeídos. 

Así, continua desenvolviéndose la situación revolucionaria en desarrollo desigual, donde las clases y los pueblos oprimidos están tomando el camino de la revolución, mostrándonos las debilidades del Estado, de su ideología dominante, de su base económica y de su poderío militar. Los fuertes, son las clases y los pueblos oprimidos que van desplegando su fuerza. Así, nuestra tarea, como comunistas, ha de ser la de participar en toda lucha, defendiendo siempre los intereses de los abajo; es impulsar nuevas luchas que hagan avanzar al proletariado y las masas en la visión y comprensión de su fuerza. Los tiempos y los modos dependen de que seamos capaces de avanzar en lo que implica la entronización, defensa y correcta aplicación a cada lucha y condiciones concretas, el MarxismoLeninismo-Maoísmo. 

El proletariado y las masas oprimidas del Estado Español, en su incansable marcha hacia el progreso y emancipación, siguen jalonando nuestra historia de aleccionadores ejemplos de lucha y resistencia. No podría ser de otra forma, así es como avanza la historia, la clase y las masas oprimidas siguen resistiendo y luchando, jamás dejarán de hacerlo mientras persista este mundo de horrores que el imperialismo y todos los reaccionarios persisten en perpetuar. De los fracasos habidos, los comunistas, en tanto que vanguardia organizada del proletariado y las masas oprimidas, sacamos lecciones que nos impulsan y sirven para volver a luchar, enfrentar y continuar resquebrajando el viejo orden de opresión y explotación. 

Los imperialistas y todos los reaccionarios a su servicio, continuando con su ofensiva generalizada contra los comunistas y las revoluciones proletarias, machaconamente siguen arreciando en sus críticas, tergiversando la realidad de los hechos históricos inmutables y dibujándonos como el origen de todos los males que padece la humanidad. Pero ¿dónde quedan las amenazas de que si vienen los 7 comunistas nos quitarán hasta la casa futo del trabajo y sacrificio honrados? ¿No son los capitalistas, quiénes mantienen la injusta ley de “usura”, y los bancos, los que dejan a miles de familias en la calle con los desahucios? 

En su ofensiva ideológica, machaconamente los ideólogos del capitalismo consideran que el conocimiento humano se desarrolla en base a la competencia y la ganancia, en base al desarrollo del individuo. Pero, ¿se puede comprender la naturaleza social del ser humano al margen del Materialismo Dialéctico? Son incapaces de comprender la dependencia del conocimiento respecto a la práctica social, es decir, la dependencia del conocimiento respecto a la producción y a la lucha de clases. Examinan la cuestión del conocimiento humano y su desarrollo, al margen de la naturaleza social del hombre y su proceso histórico, lo que pone de manifiesto su debilidadideológica. 
Por el contrario, los marxistas consideramos que la actividad del hombre en la producción es su actividad práctica más fundamental, la que determina sus demás actividades. El conocimiento del hombre depende principalmente de su actividad en la producción material. Es a través de ésta, que el ser humano comprende los fenómenos, las propiedades y las leyes de la naturaleza, así como las relaciones entre él mismo y la naturaleza, y, también a través de su actividad en la producción, va conociendo paulatinamente y en diverso grado determinadas relaciones existentes entre los hombres. No es posible adquirir ninguno de estos conocimientos al margen de la actividad productiva para satisfacer sus necesidades humanas. 

Los marxistas sostenemos que la práctica social del hombre es el único criterio de la verdad, de nuestro conocimiento del mundo exterior depende que nuestras ideas sean correctas o erróneas y su confirmación sólo viene dada por los resultados derivados de la aplicación de sus tres leyes fundamentales: lucha por la producción, 8 lucha de clases y experimentación científica. Para obtener avances en el conocimiento y lograr los resultados esperados, tenemos que hacer concordar nuestras ideas con las leyes del mundo exterior objetivo; si nuestras ideas subjetivas no coinciden con la realidad, fracasaremos en la práctica. Hora bien. Después de los fracasos, hemos de extraer lecciones, modificar nuestras ideas haciéndolas concordar con las leyes del mundo exterior para transformar el fracaso en éxito. Así pues. La teoría materialista dialéctica del conocimiento coloca la práctica en primer plano; considera que el conocimiento del hombre no puede separarse ni en lo más mínimo de la práctica, y repudia todas las teorías erróneas que niegan su importancia o separan de ella el conocimiento. Lenin nos señaló: "La práctica es superior al conocimiento (teórico), porque posee no sólo la dignidad de la universalidad, sino también la de la realidad inmediata”. ¿Dónde queda pues la superioridad ideológica del capitalismo? ¿Puede continuar el desarrollo del conocimiento y la ciencia, al margen de la plena asunción y aplicación del Materialismo Dialéctico? Rotundamente ¡No! 

Así, una de nuestras tareas fundamentales, para contrarrestar la ofensiva contrarrevolucionaria del imperialismo, deben encuadrarse en el descubrimiento de la verdad a través de la práctica y, nuevamente a través de la práctica, comprobarla y desarrollarla. Partir del conocimiento sensorial y desarrollarlo activamente convirtiéndolo en conocimiento racional; luego, partir del conocimiento racional y guiar activamente la práctica revolucionaria para transformar el mundo subjetivo y el mundo objetivo. Practicar, conocer, practicar otra vez y volver a conocer de nuevo. Esta forma se repetirá en infinitos ciclos y, con cada ciclo, el contenido de la práctica y del conocimiento se elevará a niveles más altos. Esta es la teoría materialista dialéctica del conocimiento, la base incuestionable de nuestra concepción del mundo objetivo, ésta es la teoría materialista dialéctica irrebatible de la unidad entre el saber y el hacer. Debemos contrastar sin temor las 9 ideas del capitalismo con las de nuestra ideología científica, con el Marxismo-Leninismo-Maoísmo. 

En este 1º de mayo, se cumple el XXX aniversario del pequeño gran hito que significó la firma de la Declaración conjunta y los acuerdos, entre el Partido Comunista del Perú y el Partido Comunista de España. En dicha Declaración, se señala que la ideología científica del proletariado internacional, en el crisol de la lucha de clases, surgió como Marxismo, deviniendo MarxismoLeninismo y, posteriormente, Marxismo-Leninismo-Maoísmo. Así, la todopoderosa ideología científica del proletariado, todopoderosa porque es exacta, cuenta con tres etapas de desarrollo: Marxismo, Leninismo y Maoísmo. Tres etapas, momentos o hitos de su proceso dialéctico de desarrollo; tres etapas de una misma unidad que en ciento sesenta y nueve años, a partir de la publicación del Manifiesto Comunista a hoy, constituye la más heroica epopeya de la lucha de clases. 

Se sancionó que ser comunista hoy, es ser Marxista Leninista-Maoísta, principalmente Maoísta, y únicamente asumiendo dicha ideología científica nos hallaremos en disposición de servir a los intereses de la clase obrera, las masas oprimidas y los pueblos del Mundo. Condición incuestionable que, en su aplicación concreta, armará a cada Partido Comunista con el necesario pensamiento guía para el desenvolvimiento de la revolución proletaria en cada país, como parte integrante e indivisible de la Revolución Proletaria Mundial. Llamamos a los Partidos Comunistas del Mundo, a enarbolar y desarrollar los Acuerdos y Declaración, al constituir la más a unidad lograda en nuestros días por dos Partidos Comunistas. 

Los comunistas, los Marxistas-Leninistas-Maoístas, somos claros, no escondemos nuestros propósitos. Somos los únicos que consecuentemente luchamos por el desarrollo de la humanidad y la paz, pero no por la paz de los cementerios que proponen los imperialistas. Pero, no tememos sus guerras impuestas, por ello, nos 10 organizamos para destruir las bases que las generan preparándonos para la Revolución Proletaria Mundial. Si el imperialismo y los reaccionarios nos imponen su guerra injusta, no abrigamos ningún temor, la condenamos y seguiremos luchando por transformarla en Guerra Popular Mundial, en revolución.

Por ello, y como lo venimos haciendo desde el 1º de Mayo de 1987, llamamos a los comunistas del Mundo a Enarbolar, Defender y Aplicar el Marxismo-Leninismo-Maoísmo como única base ideológica, científica, política y organizativa, de toda organización revolucionaria que se precie y tenga como fin la defensa de los intereses de la clase obrera, las masas oprimidas y los pueblos oprimidos del Mundo. Al mismo tiempo, llamamos a aunar esfuerzos en la perspectiva de impulsar un Frente Antiimperialista Mundial para oponernos a la nefasta política reaccionaria de las potencias imperialistas y sus títeres. 

¡Viva el XXX Aniversario de la Declaración Conjunta PCP-PCE! 

¡Enarbolar, Defender y Aplicar el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, Principalmente Maoísmo! 
¡Viva el Pte. Gonzalo! 

¡Viva el Internacionalismo Proletario! 
    Mayo, 2017 
                                                                                      Comité Permanente 
                                                                                     Partido Comunista de España

Previous
Next Post »