Saludamos el éxito del VII Encuentro Latinoamericano “¡Por la memoria y justicia de los pueblos y por la libertad de los presos políticos del Perú y el mundo!”

Saludamos el éxito del VII Encuentro Latinoamericano “¡Por la memoria y justicia de los pueblos y por la libertad de los presos políticos del Perú y el mundo!” realizado en nuestro país y asumimos participar y apoyar en todas sus tareas.
A continuación difundimos la Declaración de Lima aprobada unánimemente en el VII Encuentro así como el Informe del evento y las diversas mociones presentadas por la Coordinadora Por la Memoria de los Pueblos y por el Comité Nacional de Presos Políticos y Prisioneros de Guerra del Perú.

¡Oponer la revolución a la guerra mundial imperialista! ¡Viva la lucha por la libertad de los presos políticos del Perú y del mundo!


DECLARACIÓN DE LIMA

El VII Encuentro Latinoamericano “POR LA MEMORIA Y JUSTICIA DE LOS PUEBLOS Y POR LA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS REVOLUCIONARIOS DEL PERÚ Y EL MUNDO”, reunido exitosamente en la ciudad de Lima del 30 de noviembre al 3 de diciembre del 2016, acuerda la presente DECLARACIÓN con los acuerdos a los que se ha llegado.

1. El mundo, por un lado, vive la lenta y larga recuperación de la más grave crisis del imperialismo, que en esencia es crisis del sistema capitalista. Por otro lado las potencias imperialistas contienden por un nuevo reparto del mundo configurándose la antesala de una nueva guerra mundial.
2. Ante los preparativos de guerra, los pueblos del mundo deben oponerse resueltamente y manifestarse contra esta guerra, luchando por la paz y la justicia social.
3. En todo el mundo existen cientos de miles de prisioneros políticos por luchar por mejores condiciones para sus pueblos. Tales los casos de los pueblos kurdo, palestino, hindú, filipino, marroquí y tantos otros, cuyos mejores hijos se encuentran prisioneros injustamente.
4. Es necesario impulsar un movimiento a favor de los presos políticos en todo el mundo por mejores condiciones y por su libertad.
5. Ante esta necesidad se ha conformado la “Coordinadora Internacional de Solidaridad y por la Libertad de los Presos Políticos del Mundo” con representantes de Perú, Chile y Argentina y a la que pueden sumarse todas las organizaciones que busquen impulsar el movimiento a favor de los presos políticos.
6. Las tareas iniciales de la Coordinadora Internacional será investigar la situación de los presos políticos del mundo, promover la participación de otras organizaciones, desenvolver propaganda y hacer campañas solidarias por los prisioneros políticos, celebrar el 17 de abril como Día Internacional del Preso Político, así como el 1º de mayo y 8 de marzo, fechas internacionales del proletariado y de la mujer.
7. Realizar campañas por los presos políticos y expresos políticos de América Latina y enfrentar decididamente la ofensiva derechista promovida por Estados Unidos contra Venezuela, Bolivia, Brasil y demás países latinoamericanos.
8. Expresar nuestra solidaridad con los presos políticos, expresos políticos, sus familiares y amigos del Perú contra la persecución política y la nueva ofensiva reaccionaria de la extrema derecha que hasta pretende demoler nichos e impedir que guarden su memoria histórica. Asimismo demandamos el cierre del Penal Militar de la Base Naval del Callao que se ha constituido en un centro de tortura.
9. Llamar a las diversas organizaciones realmente democráticas y populares del mundo a apoyar la presente Declaración y aunar esfuerzos en la lucha antiimperialista y por la libertad de los presos políticos en todo el mundo.
                     Suscrito en la Isla El Frontón, Lima, Perú
                                3 de diciembre de 2016


Firman los delegados de la Asociación Nacional de Expresos Políticos de Chile (Histórica) y de la Coordinadora Por la Memoria de los Pueblos, del Perú, que fueron los organizadores del VII Encuentro.



INFORME Y RESOLUCIONES

VII ENCUENTRO INTERNACIONAL      
EX – PRESOS POLÍTICOS REVOLUCIONARIOS



En cumplimiento del mandato del VI Encuentro Latinoamericano de Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos realizado en Antofagasta, Chile, en diciembre de 2014, la mañana del 30 de noviembre de 2016, en San Juan de Lurigancho, Lima, Perú, se dio inicio al 7° Encuentro Internacional de Ex – Presos Políticos, “Por la Memoria y Justicia de los Pueblos, y la Libertad de los Presos Políticos Revolucionarios del Perú y del mundo”.

Luego de las deliberaciones entre las organizaciones participantes, se constituye la Mesa Ejecutiva del Encuentro con los compañeros: Percy Mendoza (Perú) quien preside, la compañera Vilma Abarzúa (Chile), en la Vice Presidencia, Miguel Sánchez (Perú), Secretario de Organización, Nelson Agustín Aramburu (Chile) Secretario de Actas, Wilfredo Mujica (Perú), vocal, Walter Humala (Perú), vocal; quienes se presentan a la Asamblea y asumen la conducción del evento.

Los revolucionarios reunidos en este magno encuentro, se ponen de pie para tributar un largo aplauso de despedida al compañero Fidel Castro, quien falleciera recientemente, dejándonos un legado de inclaudicable lucha anti imperialista. ¡Hasta siempre, Comandante!

A continuación, el grupo escénico Aroma de Octubre, nos presenta la hermosa teatralización de la canción “Por qué Cantamos”, la que nos llena de energías y fraternidad.


            El compañero Jorge Morgado de la ANEXPPCHILE-HISTÓRICA, hace una reseña de los Encuentros realizados y su significado, planteando la importancia que tiene para los latinoamericanos realizar el 7° Encuentro en la Patria de Mariátegui, donde la persecución a la militancia comprometida con los derechos de los pueblos tiene carácter inhumano y no respeta normas legales básicas de la convivencia civilizada.


Esto se expresa entre otras aberraciones, en mantener por más de 25 años a presos políticos ya ancianos en el Penal Militar de la Base Naval del Callao, sin derecho a visitas, sin atención médica adecuada, privados de los derechos más esenciales al ser humano. Se mantiene en prisión, a pesar de haber cumplido su condena, a personas detenidas en la década del 90, y no sólo se niegan a entregar los cuerpos de los compañeros masacrados en los penales del Frontón, Lurigancho y El Callao, sino que en los pocos casos que los familiares recuperan sus restos… en un gesto de odiosidad extrema, les impiden enterrarlos según sus costumbres.



Para que personas que han cumplido sus condenas, puedan efectivamente recuperar su libertad, deben pagar onerosas “reparaciones” al Estado que los persigue, lo que generalmente termina con el embargo de los bienes familiares y la persona otra vez en prisión, por “incumplimiento”. Los profesionales de la educación que recuperan su libertad, tienen prohibido por ley trabajar en establecimientos del Estado peruano. Las y los Ex Presos Políticos que tratan de rehacer sus vidas y mantener sus familias son perseguidos y estigmatizado por una prensa empresarial que hace gala de un revanchismo sin límites.



Esta odiosa e inhumana situación, compromete el Estado de Derecho y la dignidad de nuestra América. Por eso la importancia de reunirnos en Lurigancho, denunciar ante el mundo estas atrocidades y exigir a las autoridades peruanas el respeto básico a las garantías individuales que contempla la legislación internacional en Tratados y Convenciones, de las que el Estado peruano es signatario.

En este contexto, los ejes temáticos del 7° Encuentro son:

· El abuso y despojo ancestral de los pueblos, la necesidad de organizarse y defenderse, la lucha popular y la prisión política.

· La importancia de preservar la Memoria de las luchas que han librado los mejores hijos del pueblo y los costos que ello implica.

· En medio de la crisis generada por la brutal acumulación del capital neoliberal, los sectores dominantes sienten el temor de un nuevo levantamiento popular que restaure la dignidad y la justicia, por tanto, buscan estigmatizar y criminalizar cualquier lucha social, ecológica, estudiantil, etc., calificándola de “terrorismo”.

Por lo tanto, luego de escuchar 10 exposiciones que entregaron los insumos informativos y teóricos para el debate, se procedió a constituir tres comisiones que trabajaron intensamente el 1° de diciembre, para entregar propuestas a la Asamblea Plenaria.

Comisión 1: Defensa de los pueblos y prisión política. 

Comisión 2: La lucha por la Memoria ¿Conmemoración o Batalla Ideológica?

Comisión 3: Estigmatización, criminalización y persecución política en Perú y América Latina.

Una vez terminado el debate, los moderadores sintetizan las resoluciones y presentan el texto a sus respectivas comisiones para ser corregido y aprobado. 

Las comisiones entregan a la Mesa Ejecutiva del Encuentro las Resoluciones para que sean sistematizadas en vista a su presentación en la Plenaria del día 2 de diciembre.


Segunda Jornada.-



A las 11 horas del día viernes 2 de diciembre, se reanuda el 7° Encuentro, con la lectura de la declaración del Comité contra la Persecución y por la Libertad de los Presos Políticos, Chiapas, México; el saludo del Frente Magisterial Independiente Nacional, Chiapas, México; el saludo y la petición del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) de Kurdistán, que nos pide firmar peticiones por los cientos de encarcelados el viernes 4 de noviembre en Turquía. 



Se da lectura a los dos documentos que hizo llegar al Encuentro el Comité Nacional de Presos Políticos y de Guerra, los que por lo relevante de su análisis se decide adjuntar al Informe del Encuentro.

Se hace un minuto de silencio, por el compañero Carlos Chilé, dirigente de la Central de Trabajadores de Argentina, quién se caracterizó por su compromiso y solidaridad.

El compañero Percy Mendoza, quien preside la Mesa da lectura a las resoluciones de las Mesas temáticas, señala los puntos en que hay consenso y abre el debate de la Plenaria para escuchar las opiniones y fundamentaciones respecto a los puntos. Un intenso debate marca esta segunda jornada, donde el tema de la priorización es el punto clave.

A las 13 horas suspendemos el debate, para proceder a compartir el almuerzo.

La Mesa Ejecutiva procesa rápidamente los puntos de convergencia y los presenta para el debate final de la Plenaria. La asamblea va haciendo observaciones y aprobando punto por punto las siguientes resoluciones:
  1. Condenamos el genocidio cometido en 1986 en los penales de El Frontón, Lurigancho y Callao, donde fueron aniquiladas 250 personas (mujeres y hombres) recluidas por defender los derechos de trabajadores y campesinos. La orden de matar, emanó del Presidente de ese entonces Alan García y su consejo de ministros, como parte de la política genocida del Estado peruano. Por un deber de humanidad, a 30 años de esas masacres, EXIGIMOS la entrega de sus restos a sus familiares, a fin de que puedan enterrarles según sus creencias y costumbres.
  2. Acordamos ejercer solidaridad internacional activa por los Prisioneros Políticos de América Latina y el mundo, en especial por los PP del Perú recluidos en el Penal Militar de la Base Naval del Callao, recinto que ha sido calificado por Naciones Unidas como Centro de Tortura. A saber, los compañeros Abimael Guzmán Reinoso -quien cumple 83 años el sábado 3 de diciembre-, Víctor Polay Campos, Oscar Ramírez Durand y Florindo Eleuterio Flores Hala. Se confeccionará un listado internacional de compañeras y compañeros recluidos por defender los derechos de sus pueblos, por quienes haremos campaña por su liberación y por el respeto a su condición humana en las prisiones.
  3. Denunciar ante la comunidad internacional la inhumana y abusiva persecución política de la elite gobernante del Perú contra prisioneros que ya cumplieron sus condenas -y a quienes contra toda norma- se mantiene en cautiverio, sometiéndolos a burdos montajes judiciales.
  4. Exigir al Gobierno y al estado peruano, cesar la odiosa persecución de personas que luego de cumplir más de 20 años en prisión, al recuperar su libertad se les niega por ley el derecho a ejercer su profesión, se les estigmatiza por la misma prensa que encubre la corrupción, se les niega su derecho a participar en política, a realizar actividades culturales y artísticas, amenazándoles permanentemente, de lo que somos testigos los delegados internacionales al 7° Encuentro. La odiosidad llega a tal extremo, que a familiares de víctimas se les niega el derecho a enterrar a sus muertos.
  5.  Exigimos el cierre del Penal Militar de la Base Naval del Callao, calificado por Naciones Unidas como recinto de tortura, donde junto a los tres compañeros mencionados anteriormente, se mantiene recluido en aislamiento absoluto al Dr. Abimael Guzmán Reinoso, de 83 años de edad.
  6. Acordamos luchar contra el imperialismo, el neoliberalismo y la globalización que nos arrastran inexorablemente a una guerra por un nuevo reparto del mundo, conflicto que ya se expresa de manera brutal en países como Siria.  
  7. Y finalmente acordamos constituir la COORDINADORA INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD, POR LA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS REVOLUCIONARIOS DEL MUNDO. 
 A partir de las y los compañeros que integraron la Mesa Ejecutiva del 7° Encuentro, al que se integra inmediatamente la compañera Carina Maloberti de Argentina, se constituye el SECRETARIADO EJECUTIVO DE LA COORDINADORA.



Para dar debido cumplimiento a las tareas encomendadas, se constituyen cinco Comisiones de Trabajo: 

  • COMISIÓN JURÍDICA
  • COMISIÓN DE COMUNICACIONES
  •  COMISIÓN DE RELACIONES INTERNACIONALES (RR.II.)
  • COMISIÓN INTEGRAL DE SALUD (física/psicológica)
  •  COMISIÓN DE ARTE Y CULTURA.

Quedan por tanto designados los responsables de las tareas, las que serán monitoreadas para velar por su cumplimiento y se establecen los enlaces correspondientes para la coordinación general. La delegación argentina, propone realizar el 8° Encuentro en su país, lo que confirmarían una vez que lo conversen con sus pares.



En la mañana del sábado 3 de diciembre, los delegados se embarcaron desde el Puerto del Callao, para rendir un homenaje con cantos y flores a los caídos en el penal El Frontón. Se recordó con pesar que en condiciones inhumanas cumple hoy 83 años el Dr. Abimael Guzmán. Finalmente, los integrantes del Secretariado Ejecutivo de la Coordinadora Internacional, procedieron a bordo de las embarcaciones a firmar el Acuerdo de Lima, que sella el 7° Encuentro.



A continuación, se compartió un almuerzo de camaradería, donde los organizadores agradecieron a los delegados internacionales su participación y les entregaron presentes confeccionados por las prisioneras políticas.

Para despedir como corresponde a las delegaciones de los países hermanos, se realizó una Marcha pidiendo la libertad de las y los presos políticos por las calles de Lima. Partió desde la Plaza Francia y culminó en la Plaza San Martín con los saludos finales de un representante de cada uno de los países participantes ante la respetuosa y masiva concurrencia popular. Cabe señalar que también estuvo la férrea vigilancia de la Policía Nacional, en este simbólico cierre del 7°Encuentro.

Por la Memoria, por la Justicia, por la Libertad…


COORDINADORA INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD 

POR LA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS DEL MUNDO

Lima, Perú, 3 de diciembre de 2016




SOBRE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL

Los hijos del pueblo de América Latina no podemos ser indiferentes ante lo que ocurre en el mundo si queremos dar pasos al servicio de los de abajo, oprimidos, explotados o prisioneros por haber entregado su vida a la indispensable, justa y posible transformación social en nuestros países hermanos.

Motivo por el cual presentamos ante este magno evento una moción que creemos representa la situación actual en el mundo, en América Latina y la respuesta de los pueblos ante tan complejo panorama. Nuestra visión se resume en tres ideas fundamentales:



I.  El sistema de explotación capitalista en el imperialismo de hoy en día vive la más grave y extensa crisis de su historia de la cual salen en lenta y larga recuperación. Más aún se agudiza la contradicción entre potencias imperialistas por un nuevo reparto del mundo, configurándose una antesala de nueva guerra de rapiña mundial.

II. En América Latina la contienda interimperialista entre los EE.UU., China, Japón, Europa se agudiza. Mientras EE.UU. pugna por mantener el control de lo que llaman aún su traspatio, defender su condición de superpotencia hegemónica y controlar el área; otras potencias como China, Europa y Japón, pugnan por aumentar su influencia en el mercado latinoamericano, penetrándolo para desplazar a la superpotencia norteamericana.

Trasfondo que se expresa en las movidas golpistas demoburguesas de Venezuela, Brasil o las elecciones en Argentina, etc., tratando de imponer elementos que garanticen el neoliberalismo en un momento de crisis y de antesala de guerra.

III. ¿Cuál es la respuesta de los hijos del pueblo latinoamericano?
No puede ser sino una sola: oponernos a esa guerra por nuevo reparto del mundo, sirviendo a desarrollar la protesta social en pro de la revolución antiimperialista y por ende revolución socialista proletaria como la única perspectiva real de solución a la explotación capitalista actual.

Veamos en forma breve cada uno de los puntos.

I. El sistema de explotación capitalista en el imperialismo de hoy en día vive la más grave y extensa crisis de su historia de la cual salen en lenta y larga recuperación.
Esta crisis del sistema capitalista, es la segunda crisis de la globalización, manifestación actual del imperialismo que implica por un lado la mayor socialización de la producción y, por el otro, la mayor concentración de riqueza en cada vez menos manos (el 0.01% de personas en el mundo posee el 90% de la riqueza); insultante opulencia al lado de la más extendida e ignominiosa pobreza.
Al mismo tiempo, esta crisis significa el fracaso del neoliberalismo, que ha generado altísimas tasas de desocupación, como la del 25% de jóvenes en Europa, la creación de empleos precarios, parciales y temporales, con el recorte y negación de beneficios y derechos laborales, así como la desatención por parte del Estado de derechos fundamentales como el acceso a la educación, la salud, etc.
Las economías de las potencias imperialistas vienen recuperándose muy lentamente de esta crisis general. EE.UU. aún no recupera las tasas de empleo que necesita para mejorar su crecimiento, el que sigue siendo incierto. China también enfrenta desaceleración, Europa y Japón siguen estancados, y el propio Brexit de Gran Bretaña es una repercusión de la crisis europea.
Pero el pueblo siempre lucha, y una vez más lo hemos visto en masivas protestas contra el sistema capitalista y por los derechos fundamentales, como la lucha de los obreros, trabajadores y estudiantes en Francia, en Inglaterra, Alemania y en América Latina: especialmente en Argentina, Chile, Brasil y México. Luchas con las cuales nos identificamos y apoyamos decididamente.
Las potencias imperialistas, tal como ocurrió en la década del 30, pretenden salir de la crisis a costa de volver a repartirse el mundo en una nueva guerra de rapiña, es por eso que se agudizan las contradicciones interimperialistas, empezando por las dos más grandes potencias del momento: EE.UU. y China, cuya bipolaridad avanza.
Consideramos que la realidad muestra tres claros frentes de guerra: El más candente, el de Medio Oriente, donde Siria es el punto principal en que todas las potencias contienden, especialmente la coalición europea con EE.UU. a la cabeza, y por el otro lado Rusia aliado del gobierno sirio. Por tanto, es el imperialismo el que responde de los 270, 000 muertos, de los 7’600,000 desplazados internos, de los 4’836,000 refugiados en Turquía y Europa; cuando le corresponde solo al pueblo sirio el derecho a definir su destino. Y, aunque el nuevo actor en esta contienda, el Estado Islámico, se guíe por una retrógrada y rancia ideología, su acción es levantada por el imperialismo como pretexto para violar la soberanía de las naciones, destruyéndolas para apoderarse de sus recursos, seguir arrasando pueblos y enfrentar pueblo contra pueblo. En este Frente también actúa el gobierno turco de Erdogan, quien tiene intereses en esa zona y aprovecha la situación para reprimir al pueblo turco, especialmente al kurdo.
En el Frente Europeo, un punto delicado es la zona del este de Europa, de los países bálticos, donde EE.UU. a través de la OTAN ha fortalecido sus posiciones militares, agudizando la contradicción interimperialista con Rusia, quien busca recuperar su influencia en ese ámbito. Por otro lado, el conflicto en Ucrania sigue sin resolverse.
Un tercer Frente es el Asiático, que consideramos es el principal en perspectiva. Allí la confrontación entre China y EE.UU. es permanente y está agudizada por el problema del domino sobre los mares de China.
Desenmascaramos y condenamos la acción guerrerista del imperialismo que busca salir de la crisis económica a costa de los recursos de los pueblos y naciones oprimidas, generando una nueva guerra de rapiña. En esta contienda están expuestas las contradicciones interimperialistas pero también la contradicción que sigue siendo la principal en el mundo: Naciones oprimidas – Imperialismo. Apoyamos y nos solidarizamos con la lucha de los pueblos contra la agresión imperialista.

II. La situación en América Latina la debemos ver dentro de este contexto de contienda interimperialista. EE. UU. pugna por mantener esta zona de influencia, defender su condición de superpotencia hegemónica y controlar el área a través de tratados comerciales como el llamado TPP o la Alianza del Pacífico, teniendo como su eje a México, Chile, Colombia y Perú. Políticamente impulsa movidas golpistas demoburguesas en Venezuela, Brasil, así como la derechización del gobierno de Argentina, etc., tratando de imponer elementos que garanticen el neoliberalismo y su propia influencia, en momentos de crisis y de antesala de guerra mundial imperialista. Al mismo tiempo, en su necesidad de enfrentar en mejores condiciones esta futura guerra, ha buscado resolver conflictos como el de las FARC en Colombia y el bloqueo económico a Cuba. (Es decir, por sus intereses convergen en resolver problemas pendientes que son necesidad de esos pueblos). Mientras tanto, otras potencias como China, Japón y países europeos penetran la zona comercialmente (China ya es el principal “socio comercial” de América Latina), disputándole el domino a EE.UU.

III. ¿Cuál es la respuesta de los hijos del pueblo latinoamericano?

No puede ser sino una sola: oponernos a esta guerra por nuevo reparto del mundo, sirviendo a desarrollar la protesta social en pro de la revolución antiimperialista y por ende revolución socialista proletaria como la única perspectiva real de solución a la explotación capitalista actual.
Queremos terminar esta moción, deseando gran éxito en el evento, que constituya un hito en la unidad y lucha de los pueblos de América Latina.
 


   
SOBRE LOS PRISIONEROS POLÍTICOS DEL PERÚ

Muy queridos compañeros del pueblo combativo de América Latina, a Ustedes ante todo les deseamos éxitos en el evento en curso, estamos seguros que lograrán el éxito que coadyuve a desarrollar el camino propio de los pueblos del mundo.
En esta oportunidad, queremos hacernos presentes y que nuestras voces traspasen las rejas y el cemento que durante dos décadas y media nos albergan.
Brevemente expondremos:
1      ¿De dónde proceden los prisioneros políticos del Perú?
2     Proceso y situación de los prisioneros políticos del Perú.
      Situación actual de prisión del Dr. AGR y qué proponemos en lo inmediato y en perspectiva en relación a los prisioneros políticos del Perú y del mundo, latinoamericano en especial.
En primer lugar, un 17 de mayo de 1980, las masas más profundas del pueblo peruano decidieron rebelarse contra las tres montañas que pesaban sobre sus hombros por la nefasta acción de las clases explotadoras que comandaban el Estado terrateniente, burocrático, proimperialista. Aceptaron la conducción del PCP y juntos iniciaron la gp, guiados por una ideología m-l-m especificada a las condiciones concretas del país.
Su actitud valerosa y decidida se sumó el momento en que la lucha popular era una creciente de desarrollo constante en campo y ciudad, era un momento en que la organización popular era expresión real del poder del número, era un momento en que existía situación revolucionaria y la conquista del poder por la violencia revolucionaria estaba a la orden del día en todas las organizaciones democráticas, progresistas y revolucionarias.
A nivel internacional la lucha del movimiento de liberación nacional se manifestaba, incluso, próximo al Perú, en los pueblos de Nicaragua, El Salvador y Guatemala y antes en Uruguay, Argentina, Bolivia y Chile, manifestaron igualmente su importante protesta en el fragor de la ola revolucionaria de los 60 y 70; y al entrar a la década del 80 en el Perú el PCP se encontraba presto a conducir la revolución democrática para construir la República Popular de Nueva Democracia.
Así entonces, en un momento en que muerto el presidente Mao Tsetung había que defender la revolución y el maoísmo y estando preparado el PCP se redondeó una convergencia de factores históricos que llevó al inicio de la GP en el Perú.
Esta lucha tuvo un inicio exitoso, en dos años derrotó a las fuerzas policiales que entraron a combatirla, y empezaron a surgir las primeras y más elementales formas de nuevo poder en las áreas rurales más pobres del Perú. Tuvo luego un desarrollo contundente enfrentando y derrotando a las fuerzas armadas reaccionarias que por órdenes del Estado peruano, también reaccionario, dispuso una política genocida que desapareció pueblos enteros, asesinó a miles de campesinos y organizando a fuerzas auxiliares con  la parte más conservadora del propio campesinado masacró vilmente a combatientes del ejército guerrillero popular, a conformantes del nuevo poder y miles de inocentes, hijos del pueblo.
En este ardoroso y dramático proceso, la revolución peruana desarrolló hasta llegar al equilibrio estratégico, en el cual entraba a preparar la conquista del poder en todo el país. A la vez que se desarrollaba el P, se construía un egp y plasmaba el nuevo poder principalmente en las áreas campesinas más pobres del país, paralelamente en las ciudades se organizó el Movimiento revolucionario en defensa del pueblo, como frente revolucionario de organizaciones populares y se plasmó Comité de lucha popular como forma de poder en ciudad. Todo esto se pudo lograr bajo la dirección del P y la participación masiva del pueblo peruano; jóvenes del campo y ciudad, campesinos, jóvenes estudiantes y universitarios, mujeres, trabajadores y obreros fabriles, parte de cuyas vidas han quedado estampados como ejemplo heroico en los andes, la costa y la selva del Perú.
Siendo muy significativo el logro principal el haber arrasado con las relaciones semifeudales de explotación como muchos economistas hoy en el Perú lo reconocen. Otro logro de gran significación fue el haber desarrollado la conciencia política de las masas, marcando el hito más alto de la lucha política de nuestro pueblo.
Lamentablemente este proceso de desarrollo se truncó con la detención de los principales dirigentes del PCP, en setiembre de 1992. Y una vez más lo que el marxismo enseña: que la lucha entre lo nuevo y lo viejo es un proceso cruento y largo que se desarrolla en espiral, que muchas veces manteniendo una línea correcta, la condición de ser una fuerza nueva expresa el insuficiente desarrollo para derrotar lo viejo estratégicamente débil pero tácticamente fuerte aún. En ese momento histórico, el proletariado en el Perú expresó la gran verdad de que la clase desarrolla su camino con éxitos y reveses, victorias y fracasos y así hasta la victoria final.
Conocida y dicha fue la respuesta contrarrevolucionaria, la misma que golpeando a las masas populares en campo y ciudad comenzó con una guerra sin prisioneros que le valió la condena internacional al devenir en principal violador de los derechos humanos en el mundo de entonces por tres años consecutivos. Y continuó luego llenando los cuarteles y cárceles del Perú con tres cuartas partes de su territorio en estado de emergencia, bajo los nefastos Comandos Políticos Militares que prohibieron el ingreso de periodistas para cubrir la realidad de los hechos e impidieron el ingreso de instituciones internacionales o nacionales a los cuarteles, en donde decenas de miles de campesinos protestaban contra las desapariciones de sus hijos encerrados para nunca más aparecer.
Así nacieron los prisioneros políticos del Perú.
En segundo lugar, queremos contarles a ustedes, cual fue nuestro proceso y termina en nuestra situación actual.
Desde un inicio la política reaccionaria del Estado fue imputar a la revolución de terrorismo y a los revolucionarios de terroristas, no les bastó con robar todo, quemar todo y matar a todos, usó un conjunto de medidas de excepción, arreció con detenciones en las que se torturaba vilmente a cuanto prisionero de guerra caía en sus manos. Se promulgó un conjunto de decretos de facto  llamados antiterroristas que negaban y restringían los derechos de los procesados, que extendían el poder punitivo del Estado que introdujo la intención y la sospecha como delictiva, incluso la supuesta pertenencia ya era delictiva, así como los partes policiales y militares tenían valor jurídico, así se llegó a la llamada legislación antiterrorista una década después de las medidas anteriores; legislación que contenía ley sustantiva de excepción, ley procesal de excepción y ley de ejecución penal de excepción; con lo que introdujeron tribunales militares y juicios sumarios, encarcelamientos en cuarteles militares con jueces encapuchados, sin rostro y uniforme militar; leyes que violentaron el debido proceso y los principios del derecho e introdujeron estrictas razones de seguridad política, apartándose totalmente del derecho y la justicia. ¡USARON LA LEGISLACIÓN ANTITERRORISTA COMO ARMA DE GUERRA ANTISUBVERSIVA!
Contra esto concluimos que se trataba de un derecho penal del enemigo, totalmente opuesto al derecho liberal o garantista, opuesto a la esencia de un Estado democrático burgués. Así, apelamos al recurso del recojo de firmas para exigir que el tribunal supremo que controla la aplicación de la Constitución vieran y derogaran tales medidas. Paso este que no pudimos hacerlo sino hasta después de la caída de la nefasta dictadura fujimorista, que aplicó el aislamiento y la incomunicación total de miles de prisioneros políticos: más de 10 mil hijos del pueblo en los 90 pasaron por las cárceles del Perú y se procesaron 28 mil casos judiciales
Con nuestros familiares y amigos, caída la dictadura fujimorista, pudimos recoger firmas y lograr que 14 mil se estamparan en la demanda ante el Tribunal Constitucional contando con una opinión publica favorable obtuvimos, 10 años después de una lucha que parecía imposible, el principal éxito de los prisioneros políticos del Perú: la derogatoria de buena parte de esas leyes lesivas, así como el cambio de algunos aspectos de la legislación antisubversiva, quedando todavía contenidos represivos que hoy en día, al constatar el avance de nuestra indoblegable lucha profundizan con mayores restricciones.
Los prisioneros políticos del Perú hemos cuestionado todas las leyes antiterroristas promulgadas por los diferentes gobiernos desde 1980 hasta el último de Ollanta Humala, acudiendo a los tribunales internacionales luego de la respuesta denegatoria en el Perú.
Parte de esa política reaccionaria fueron los execrables genocidios de El Frontón, Lurigancho y Callao, 250 prisioneros políticos asesinados un solo día; a los que se sumaron el genocidio anterior en Lurigancho donde incendiaron y bombardearon a 33 prisioneros políticos y otro hecho posterior donde bombardearon y asesinaron a 42 prisioneros políticos en Canto Grande; sumando en total 335 prisioneros de guerra y prisioneros políticos, sumando los hechos aislados en todo el país.
Sumemos a esto la introducción, por primera vez en la historia del país, de condenas draconianas, como la cadena perpetua, masivas, revisables a los 35 de pena, sin beneficio alguno; las condenas de 30, 25 y 20 años de hombres y mujeres sin distinción alguna; lo que motivó que las mazmorras de la reacción, en vez de doblegar a los prisioneros, estos mismos con su valerosa lucha los convirtieran en luminosas trincheras de combate, ayer con lucha política con armas y hoy hace 25 años con lucha política sin armas.
En todo este proceso revolucionario se vivió una reaccionarización del Estado peruano y en particular del derecho penal, donde la excepción se convirtió en regla, donde no se necesitaba el hecho delictivo sino bastaba la persona peligrosa, y donde el poder punitivo del Estado se extendió como nunca, siendo prospectivo y únicamente punitivo; incluso se ha seguido hasta hoy usando el pretexto del llamado terrorismo para criminalizar la protesta popular y promulgan una serie de leyes lesivas a los derechos de la clase y el pueblo.
Evidenciándose la derrota aplicaron ¡Ay del vencido! y jamás aceptaron una solución política ni una amnistía general, ni crearon las condiciones para una reconciliación nacional, siendo que la propia CVR se puso a la cola de esta mayor reccionarización y sus críticas -entre comillas- eran precedidas por una obligatoria condena previa a los revolucionarios.
Vencidas las condenas máximas de 25 años profundizaron sus medidas antisubversivas para impedir la libertad, especialmente de los dirigentes. También, a los ex prisioneros les imponen una infame prohibición a su reincorporación social, estando prohibido trabajar no solo en el sistema educativo del Estado sino en cualquier entidad de administración pública y hoy debaten la muerte civil para todos los ex prisioneros. Tampoco se les permite participar en la vida política del país, de acuerdo a la Constitución Política vigente y se ha montado a una persecución por ideas. En el Perú es un delito ser marxista-leninista-maoísta. Todo esto es demostración palmaria de que lo que se aplica es derecho penal del enemigo. Y si ayer se nos imputó terrorismo a los revolucionarios, hoy con los nuevos juicios se nos quiere convertir en enemigos de la humanidad.

Contra todo este panorama reaccionario los prisioneros políticos persistimos en nuestras convicciones ideológicas y políticas, desarrollando nuestra vida orgánica y aplicando trabajo y estudio para seguir sirviendo al pueblo de todo corazón.
Hoy nuestras consignas son: ¡Solución política, amnistía general y Reconciliación nacional! y ¡Exigimos la libertad de todos los prisioneros políticos del Perú!
En tercer lugar, queremos denunciar ante este magno evento las condiciones ilegales, inconstitucionales e inhumanas de nuestro querido compañero y gran dirigente marxista, el Dr. Abimael Guzmán Reinoso, que hace 24 años purga condena de cadena perpetua en el Penal Militar de la Base Naval del Callao, que ha devenido en un centro de tortura contra un adulto mayor de 82 años. Desde aquí nuestra solidaridad camaraderil reconfortante, reconociendo su indoblegable actitud revolucionaria.
Por lo que exigimos el Cierre del Penal Militar de la Base Naval del Callao, así como el respeto a sus derechos fundamentales.
Poniendo fin a este texto, consideramos que deberíamos unir mayores esfuerzos para oponer a la explotación capitalista la lucha de los prisioneros políticos del mundo por su libertad y al servicio de la real perspectiva de transformación revolucionaria de América Latina y el mundo.



MOCIÓN CONTRA LA GUERRA Y POR LA LIBERTAD
DE LOS PRESOS POLÍTICOS

El Comité Nacional de Presos Políticos y Prisioneros de Guerra del Perú saluda efusivamente este magno evento del VII Encuentro Latinoamericano y presenta la siguiente moción.

1)      En el mundo actual, el imperialismo vive la más grave y extensa crisis de su historia de la cual están saliendo en lenta y larga recuperación. Pero además la contienda entre las potencias imperialistas por un nuevo reparto del mundo está configurando la antesala de una nueva guerra mundial. Esta próxima guerra va a ser la peor y recordemos lo que dijo Einstein: la cuarta guerra mundial va a ser a palazos. Será peor, sí, pero a su vez habrá mayor margen para la revolución. ¡Qué mejor remedio puede haber!
En nuestra América también la pugna interimperialista se profundiza y potencias como China, Europa, Japón pretenden desplazar a la superpotencia norteamericana. A su vez, Estados Unidos promueve movidas golpistas y agresiones a diversos países buscando mantener su control en momentos de crisis y preludio de guerra.
La respuesta popular no es otra que oponerse a esa guerra por nuevo reparto del mundo, manifestarnos contra la guerra, hacer protestas antimperialistas y usar todos los medios posibles para esto. La única perspectiva correcta para la humanidad es terminar con el sistema de explotación capitalista y marchar hacia el socialismo.
2)      Estamos en momentos de lucha que no acaba desde la II Guerra Mundial, que no ha terminado ¿cuántos presos políticos han sido asesinados? ¿torturados? ¿despedazados? ¿cuántos hay? No hay un organismo sobre la tierra que represente este movimiento. Debemos apoyar la lucha de los prisioneros políticos en el mundo. Debe haber un movimiento y hay que impulsarlo para todos los presos políticos. ¿dónde no habrá prisioneros políticos? Veamos el Medio Oriente, luchan hasta criaturas y por eso son encerradas. Por ello es muy importante apoyar este movimiento, ponerse como meta una próxima reunión para concretarlo y hacer campaña mundial por los presos políticos.

3)      Saludamos a todos los presos políticos de la Tierra y proponemos hacer campaña específica por reconocidos presos políticos como Abdullah Ocalan o Ibrahim Abdallah y tantos otros presos políticos palestinos, vascos, hindúes, filipinos y de todo el mundo.


En síntesis planteamos:

  •             Oponer la revolución a la guerra de rapiña imperialista por un nuevo reparto del mundo.
  •            Impulsar un movimiento por la libertad de los presos políticos del mundo,
  •            Saludar y hacer campañas específicas por los presos políticos más representativos.

Diciembre 2016



MOCIÓN SOBRE EL GENOCIDIO DEL 19 DE JUNIO DE 1986


El Comité Nacional de Presos Políticos y Prisioneros de Guerra del Perú saluda efusivamente este magno evento del VII Encuentro Latinoamericano y presenta la siguiente moción.

En el Perú se han cumplido 30 años del más grande genocidio realizado en nuestras tierras. Recordar que fue en 1986, en el gobierno Alan García Pérez que se realizó una cruel matanza de 250 prisioneros políticos y de guerra de El Frontón, Lurigancho y Callao. El objetivo reaccionario fue destruir el proceso de la revolución que se desarrollaba en forma pujante, amenazando con acabar el orden semifeudal y semicolonial de hambre, miseria, explotación que por siglos sufría nuestro pueblo.

En aquellos momentos en que el Estado peruano aplicaba una política genocida principalmente en el campo con decenas de miles de muertos y desaparecidos, los prisioneros de guerra eran constantemente hostigados, reprimidos, amenazados e incluso asesinados. En el año de 1985 fueron asesinados y quemados vivos 30 prisioneros políticos en Lurigancho y se amenazaba que se aplicaría un traslado forzoso a la nueva prisión de Canto Grande, lo cual implicaba un nuevo genocidio.

En esas circunstancias, los prisioneros políticos y de guerra de El Frontón, Lurigancho y Callao se rebelaron en defensa de la revolución y de sus propias vidas exigiendo la atención a un pliego de demandas con peticiones muy justas y razonables pero que fueron desechadas por las autoridades políticas y militares que ya habían tramado su vil genocidio.

El Consejo de Ministros con Alan García a la cabeza acordaron la intervención del Ejército, la Marina y la Aviación para sofocar la justa lucha de los prisioneros.

En el caso del Callao asesinaron a dos de las mejores hijas del pueblo dejando heridas y masacradas a decenas. En el caso de Lurigancho, luego de una tenaz resistencia, nuestros compañeros, fueron asesinados y rematados uno a uno con tiros en la cabeza en salvaje matanza que nuestro pueblo nunca olvidará. Solo uno sobrevivió para contar lo que pasó y quede indeleble en la memoria histórica del proletariado y los pueblos del mundo. Pero fue en El Frontón donde el ensañamiento y brutalidad llegó a su punto más alto. Allí atacaron con cargas de demolición, bombardeo, fusilería, encontrando una férrea resistencia de los prisioneros políticos y de guerra que con altísima moral revolucionaria, sin hincar la rodilla desplegaron heroísmo y conquistaron el Día de la Heroicidad un 19 de junio de 1986. El Pabellón Azul fue destruido, se asesinaron a decenas y fusilaron a los sobrevivientes; solo unos pocos gravemente heridos se salvaron. Los cuerpos fueron desaparecidos, enterrados clandestinamente y nunca se les entregó a sus familiares.

30 años después el pueblo tiene derecho a honrar su memoria y que esta no sea perseguida como lo hacen hoy en día, buscando incluso demoler los nichos con los escasos restos que luego de 30 años se han conseguido.

Ante ello, pedimos la solidaridad internacional contra esta ofensiva de la reacción peruana, en defensa del derecho a enterrar nuestros muertos, rendirles homenaje y guardar su memoria

                                                                  Diciembre de 2016
Previous
Next Post »