MUESTRAS DE SOLIDARIDAD

A contracorriente de esa campaña macartista e inquisitorial, se expresan más voces y muestras de solidaridad contra la negación a enterrar dignamente a los prisioneros asesinados en El Frontón, Lurigancho y Callao.



Pasaron treinta años para que los familiares de El Frontón, Lurigancho y Chorrillos recuperaran los restos de sus muertos.
Ahora la derecha más recalcitrante quiere derrumbar el "mausoleo", como llaman al conjunto de nichos de los senderistas muertos. ¿Dónde pensaban que las familias iban a poner sus restos sino en un cementerio con algún tipo de ceremonia de homenaje?Ante tanta persecución post-mortem, la única pregunta que queda es ¿cómo lo van a derrumbar? ¿A cañonazos como hicieron con El Frontón?
                                                       
                                                            ********

El pintor Leonardo Casimiro  usa su lienzo como instrumento de  denuncia :

"Dejad que los vivos entierren a los muertos"
La derecha peruana, representada por el Estado nunca amó al pueblo, siempre fue cruel hasta llegar al genocidio; basta citar El Frontón, Lurigancho y Callao el 1986 en el gobierno de ALAN GARCIA.... !!!

"La memoria no la podrán matar"
 
                                                                               *********

Diario del Pueblo shared a Page.
26 de septiembre a las 17:22





Desde esta humilde tribuna, nos solidarizamos con los familiares de los asesinados en El Frontón, Lurigancho y el Callao. Y decimos ¡No a la demolición del mausoleo! ¡Respeten el dolor de los familiares de los caídos! ¡No más odio ni venganza! Si de verdad son demócratas y ciudadanos civilizados, demuestren diplomacia. Hasta en las peores guerras los soldados de ambos lados supieron dejar que los familiares entierren a sus caídos como corresponde.

                                                         **********              
                                                                           

La pluma del caricaturista Markus Ronjam retratando realidades.

Markus Ronjam
Cañonazos de ayer y hoy...















Previous
Next Post »