Desde México: solidaria carta de maestros a Pedro Pablo Kuczynski

                                                                                       Ciudad de México 17 de octubre de 2016

PEDRO PABLO KUCZYNSKI
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ
Presente

Los maestros mexicanos que formamos parte del Frente Magisterial Independiente Nacional y todos los ciudadanos que acompañan nuestra carta: deseamos expresarle nuestra consternación y rechazo absoluto ante las acciones que su Estado e instituciones han efectuado para impedir que descansen –en el conjunto de apenas 50 nichos hechos con los humildes medios de sus familiares- los restos de los 250 prisioneros masacrados por el gobierno peruano encabezado por Alan García Pérez y su Consejo de Ministros el 18 y 19 de junio de 1986, en las prisiones del Frontón, Lurigancho y El Callao, ya que no corresponde en forma alguna a los principios democráticos que legitiman su mandato y que deseamos preservar en aras del bienestar de los pueblos del mundo.

Le solicitamos respete los acuerdos, convenciones y normas internacionales, cuyas sucesivas resoluciones han indicado a su gobierno respetar los restos de los prisioneros asesinados y los devuelva a quienes legítimamente pertenecen, es decir, a sus familiares. Asimismo le suplicamos respete el derecho que los vivos tienen a enterrar a sus muertos y el derecho de los muertos a descansar en paz.

Nos pronunciamos en contra de la permanencia de una campaña de odio y venganza contra los luchadores sociales en el Perú, cuya expresión concreta hoy la encontramos en el intento de demoler los sencillos 50 nichos que con gran esfuerzo los familiares de los asesinados han construido.
Por 30 años se ha protegido y encubierto a los responsables, pero no solo hay impunidad, también existe un trato denigrante para los familiares y los restos de 227 prisioneros siguen arrumados en cajas de cartón en las dependencias del Ministerio Público, y a ocho asesinados que ya están en su sepultura, no los dejan tranquilos, pretenden demoler sus nichos y criminalizar a sus seres queridos que aún están con vida.

En México entendemos y nos solidarizamos con los familiares y amigos de los prisioneros asesinados peruanos ya que entendemos profundamente su dolor, rabia, frustración y sed de justicia. Llevamos más de dos años buscando a 43 de nuestros hermanos estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa secuestrados-desaparecidos por el Estado mexicano y sus instituciones, además de 30 mil desaparecidos en los últimos años en multitud de situaciones que no han sido aclaradas por la justicia y donde también existe una impunidad atroz.


Sin embargo entendemos que el respeto a los muertos contribuye a sanar heridas y cerrar ciclos de un capítulo tan doloroso en la historia peruana, como lo fue la guerra interna que vivió en la década del 80. El respeto a los muertos contribuye a la reconciliación nacional y a mejorar el estado actual de las cosas haciendo patente que en el Perú no se puede matar impunemente, reconociendo la memoria histórica de nuestros pueblos para que hechos de tal horror no se vuelvan a repetir en ningún lugar del mundo.

Entregar los restos de los prisioneros y permitir que lleguen a sus nichos así como cesar la persecución contra los familiares, otorgarles la inamovilidad de los restos de sus seres queridos en el cementerio y aislar a los pregoneros del odio y la venganza entre los peruanos es la vía política adecuada para lograr una reconciliación nacional a través de una Amnistía General que permita al pueblo avanzar en su conjunto.

Las resoluciones o dictámenes de sus instituciones impartidoras de justicia tipo la fiscalía debe ceñirse a los márgenes del derecho internacional humanitario y tomar en cuenta las medidas de reparaciones civiles para las víctimas.

La sala penal federal debe proteger a los familiares de los prisioneros asesinados que están siendo perseguidos y acosados en el ánimo de evitar una detención arbitraria u alguna otra secuela derivada de este proceso, como pudiera ser una eventual destrucción de los primeros 50 nichos construidos.
Por el respeto al derecho a enterrar a los muertos y a honrar su memoria.
Acompañamos la exigencia de los familiares de entrega de todos los restos de los asesinados.
Coincidimos con la búsqueda de una Solución Política, Amnistía General y Reconciliación Nacional.
                                                                                                      Frente Magisterial Independiente Nacional

(firman decenas de dirigentes magisteriales y maestros de base mexicanos)

Previous
Next Post »