¡COMPAÑERO OSWALDO REYNOSO: PRESENTE!


OSWALDO REYNOSO, GRAN ESCRITOR DEL PUEBLO

Hace poco nos dejó Oswaldo Reynoso, destacado escritor peruano, declarado marxista, cultor de la poesía y la narrativa, que fuera consecuente hasta el final en su ligazón y servicio al pueblo. Declarado luchador por el socialismo hasta sus últimos días, su voz se sigue escuchando cuando al hablar del doctor Abimael Guzmán decía a un periodista: Sí, lo he conocido en Arequipa y en Huamanga. Yo con él hablaba de literatura, pues él conocía bastante de literatura, sabía mucho de música, le gustaba, por ejemplo, Vivaldi, Mozart, también leía muchos libros de filosofía. Era un humanista.» Y cuando el periodista exigía condenar al PCP, él respondía: “Para mí, Sendero Luminoso está dentro del proceso histórico peruano, no lo podemos desligar del proceso histórico… Es un proceso. Y yo creo que, de acá a cincuenta o noventa años, habrá la suficiente serenidad para juzgar estos acontecimientos históricos, ¿no?... La violencia surge cuando no se han resuelto problemas importantes y hay conflictos terribles. La violencia no viene del aire, la violencia se forma.” 

“desde el colegio nos han enseñado que el Perú es un país pacífico y eso es mentira. Eso es totalmente falso. Durante la colonia hubo grandes levantamientos indígenas que rechazaban la cultura dominante… Son trescientos años, ¡trescientos años de dominación! Trescientos años de gran exterminio de la raza indígena… toda la historia del Perú está jalonada por grandes rebeliones e innumerables matanzas, ¿no? Lo que pasa es que esa historia es una «historia secreta»… ¡Es una sociedad hipócrita!”

En los años 60 fue destacado partícipe del Grupo Narración que desenvolvió una importante labor literaria y de difusión cultural desde la posición del proletariado al servicio del pueblo. Por razones de trabajo viajó a la China socialista en los años 70. Al respecto, él mismo dice: “Yo nunca he querido ser un socialista turista… Escogí China porque yo quería vivir en un país socialista, trabajando, no invitado”. Vivió y comprendió la restauración revisionista que transformó a China de país socialista a país imperialista.

En reiteradas veces asumió la defensa de los prisioneros políticos peruanos y hacía labor literaria en las prisiones. Y en diversas oportunidades se expresó en defensa de los derechos del pueblo y contra el sistema capitalista. Poco antes de su fallecimiento tuvo la noble y resuelta decisión de firmar por el Cierre del Penal Militar de la Base Naval del Callao y nos consta que lo hizo con la alegría de quien apoya una causa justa.

En mayo del 2013, la Casa de la Literatura Peruana lo condecoró “en reconocimiento a su destacada contribución a la literatura peruana, en cuya obra narrativa coinciden diestramente la prosa refinada y la reivindicación del universo urbano popular”. A su muerte, muchas opiniones que han circulado ampliamente en estos días nos refleja la repercusión en nuestra intelectualidad y en el pueblo, de este maestro arequipeño que a sus 85 años mantenía un espíritu juvenil rebelde contra la opresión del viejo orden burgués y esperanzado en un nuevo orden socialista. Repasemos algunas de estas opiniones:

“Jamás he conocido a un escritor tan generoso…

El autor de Los inocentes (1961) ingresó a la literatura peruana sin pedir permiso a nadie. Es más, ingresó en contra de la cucufatería, el establishment,…

José María Arguedas, respaldó la publicación de este libro: “Un mundo nuevo requiere de un estilo nuevo”. Y eso había hecho Oswaldo Reynoso.”

“Un esteta de la palabra… El mejor narrador del Siglo XX.…Escucharlo era una clase maestra… Marxista convicto y confeso”

“No, no te has ido en realidad, querido Oswaldo Reynoso. Aquí estás de pie frente a la historia, como todos los grandes hombres que dejan una estela de luz en su camino… nos hicimos amigos y lo que fue más importante descubrimos nuestra común adhesión al marxismo. De modo que a propuesta de Oswaldo fundamos la revista Narración donde, con el concurso de importantes narradores de los años 50, 60 y 70, luchamos por llevar a la práctica nuestras propuestas creativas y nuestras inquietudes políticas de crítica y oposición a la cultura oficial vigente. … a los 83 años seguía siendo el joven radical de siempre, exuberante y alegre amante de la vida, que persistía en su apuesta por el advenimiento de un nuevo orden social justo pero también libertario, pues aspiraba a que cambiasen los fundamentos mismos de la vida.”

“Fue un infatigable divulgador de las letras, un profeta de la cultura como arma de progreso, conocimiento de uno mismo y dignidad popular hasta el final de sus días. Por eso la gente le quiere tanto.”

“Es de las pocas personas que he conocido que podía proclamar con fundamento estar del lado y trabajar por el bien de las gentes comunes… el pueblo también estaba del lado de Oswaldo.”

“Los censores oficiales mandaron sus libros a la hoguera. ‘Lenguaje del hampa’, ‘escritor lumpen, pornógrafo’, eran los insultos más suaves. Eran libros proscritos, la jerarquía eclesiástica lo estigmatizó ante los fieles. ‘Habrase visto, jugar con la imagen del Señor de los Milagros es demasiado’, bramaban desde los púlpitos.”

“En sociedades donde la hipocresía impone las medias tintas, abundan los medioescritores. Oswaldo fue todo lo contrario: un escritor entero que jamás se anduvo con servilismos.”

“¡hoy es tan raro conocer literatos rebeldes!”

“Como hombre y como escritor, Reynoso siempre eligió navegar a contracorriente. Fue marxista en un país que marginaba y perseguía a los intelectuales de izquierda, llegando incluso a ser detenido y confinado en un calabozo de Seguridad del Estado por sus ideas”

“desde los 22 años, se dedicó a la docencia en la Universidad La Cantuta, y cultivó una amistad con políticos marxistas maoístas radicales, como su paisano Abimael Guzmán y Miguel Gutiérrez.

Se fue el más joven de los viejos escritores. Salud maestro, esté donde esté.”

“Gracias, Oswaldo, por compartir tu literatura y tu tiempo con la personas que han perdido su libertad, y a las que trataste de igual a igual, sin juzgarlas, demostrando tu corazón generoso y tu gran calidad humana.”

“Conocí a Oswaldo Reynoso -filósofo de la calle, poeta de la noche y maestro de juventudes- de quien recibí como un legado imperecedero, a través de su voz cincelada, de su poesía sutil, el fuego vivo de una nación milenaria.

Sus libros siempre tuvieron lectores, los jóvenes. Y muchos detractores, los viejos.

Alza la voz para decir que las derechas y los reaccionarios han impuesto la norma del oscurantismo,”

“Se fue sin sufrimiento. Y a su voluntad: sin misas ni cruces, en medio de cajas de cerveza, y cremado. “Solo falta esparcir sus cenizas en el cráter del Misti”, recuerda José. De fondo, se escucha "Flor de Retama", una de sus canciones favoritas. 

“La sangre del pueblo tiene rico perfume; huele a jazmines, violetas, geranios y margaritas; a pólvora y dinamita.

¡Ay, carajo! ¡A pólvora y dinamita!”

Los prisioneros políticos le rendimos sentido homenaje, asumimos lo que estableciera el Presidente Mao Tsetung y decimos que la muerte del compañero Oswaldo Reynoso por su servicio al pueblo pesa más que una montaña.

¡COMPAÑERO OSWALDO REYNOSO: PRESENTE!

Junio - 2016
Colectivo Trabajo
Previous
Next Post »