Comité Solidarité Pérou: LA ASONADA DE PARÍS. BATACLAN

Reproducimos el siguiente comentario tomado del Comité Solidarité Pérou acerca de los sucesos últimos de París. ¡OPONER LA REVOLUCIÓN A LA GUERRA DE RAPIÑA IMPERIALISTA!



LA ASONADA DE PARÍS. BATACLAN.

No cabe duda que vivimos días convulsos y complejos donde se preparan hecatombes, el mundo se agita y se escucha el sonar de tambores de guerra “ la antesala de una nueva guerra imperialista”, de una bipolaridad en ciernes de un lado EE. UU. y del otro China. Visto ya por el gran Lenin, la característica económica del Imperialismo es que genera nuevo reparto del mundo, engendrando guerras de rapiña y lo estamos viendo en el candente frente del Medio Oriente, aunque por ahora solo bombardean y lanzan pueblos contra pueblos a derramar su sangre, otra cosa será cuando entren las tropas terrestres. El frente europeo en Ucrania donde la OTAN y el imperialismo norteamericano tratan de arrebatárselo de la influencia de Rusia, apuntan misiles contra ella conformando un cerco en herraje con los países limítrofes bajo su antigua influencia. El frente asiático, el principal en perspectiva, a 8000 kilómetros del conflicto en Siria, la tensión acaba de subir de un nivel en el Mar de China, naves norteamericanas se han aproximado a las islas artificiales que construyen los chinos, quienes en furiosa reacción han convocado al embajador de los EE UU. La China reivindica casi la totalidad del mar de la China Meridional donde realizan colosales operaciones, afín de extender su soberanía marítima, con el objetivo de quebrar el cerco norteamericano en el Pacífico, donde este concentra sus fuerzas armadas apuntando contra China.

El Estado Islámico fuertemente implantado en Siria e Irak, con su ideología rancia y retrógrada enfrenta la rebatiña imperialista desde también el punto de vista de “el comunismo ha muerto, el capitalismo agoniza y el islamismo es el renacimiento” pretendiendo restaurar su Califato feudal. Francia está íntimamente ligada al mundo árabe musulmán, con varios miles de lugares de culto facilitados en su territorio (mezquitas y lugares de rezo), su historia de conquistas y amores lo refrendan, son generaciones de manos trabajadoras árabes bien implantadas que han hecho carne en el pueblo francés, con los de abajo, con los que no mandan, con los que hacen el trabajo más duro y doloroso. Ciertamente la ciudad de Paris es hermosa y exquisita, llena de historia, la toma de la Bastilla, la heroica Comuna, por algo escribió Marx sobre la lucha de clases en Francia, de sus conmovedoras rebeldías y levantamientos, de ellas analiza la del proletariado que insurge en 1848. Francia tiene a París con hermosos grandes palacios, magníficos monumentos y museos, como el de Louvre el más importante del mundo, pero quienes la sirven, limpian sus desechos y le dan brillo son fundamentalmente la población decendiente marginada de árabes, negros, extranjeros, por eso en los hijos e hijos de ellos se ha ido anidando y germinando el odio contra ese escarnio de marginación y desprecio que son objeto, por mal pagados, plena consecuencia de la crisis económica capitalista globalizada que nos sacude hoy, iniciada en EE. UU. el 2008/9 y expandida en todo el mundo. Es así como en los suburbios de París, en sus populosos cinturones, en las zonas pobres se atollan numerosos jóvenes atraídos por la ideología islamista, muchos parten al frente de guerra otros están en incubación para embarcarse en osados asaltos, no importando todo lo inicuo que pueda ser este con tal de vengar los también igual inicuos bombardeos que asesinan a sus antecedentes en Medio Oriente. Muy importante a tomarse en cuenta es lo poderoso que es una ideología, otra patada más a ese que escribió “el fin de la historia, de las ideologías”, dicen entendidos que los últimos atentados de París tan solo han costado 7.500€, de los atentados de enero a Charlie Hebdo de este año uno de los ejecutores pidió a la banca 7.000€ de préstamo, prueba bien qué es lo que prevalece a fin de cuentas, son sus determinaciones ideológicas, no son locos, sicópatas ni iluminados tienen sus razones y sustentos ideológicos islamistas reaccionarios acientíficos y hasta ahora tienen éxito incendiando de su lado el Medio Oriente. Por todo esto: “el marxismo-leninismo-maoísmo sigue siendo la verdad que guía el mundo. Estamos y estaremos siempre combatiendo bajo sus inmarcesibles banderas”

Partimos a ver al día siguiente de la asonada contra París para ver cómo se encontraba un punto atacado, el Bataclan, un lugar muy concurrido de conciertos y baile parisino. Su nombre viene de la opereta chinesca de Offenbach, es un edificio colorido de rasgos asiáticos con una capacidad de 1.500 personas, ahí se han presentado Óscar de León, Compay Segundo por hablar solo del lado latino. Tomamos el tren de cercanías para llegar hasta la plaza de la Bastilla. Las temperaturas estaban todavía suaves, ya estamos bien entrado al otoño con árboles sin hojas en estas latitudes, todavía abundan los champiñones en los bosques, “verano indio” llaman aquí a un fenómeno climático efímero de dulces temperaturas que invitan a concurrir a las abundantes terrazas de los bares parisinos, en estos momentos no es posible porque la temperatura cayó ya a 4 grados Celsius en unos dias. Caminamos por el boulevard Richard Lenoir que encuentra a nuestro paso en 10 minutos al boulevard Voltaire lugar del siniestro, más allá está la plaza de la República. Él Bataclan se encuentra cercado de ambos lados por cordones policiales que no permiten el paso, la prensa nacional e internacional de radio y televisión abundante en decenas están agolpadas delante, captando toda escena, tan solo la CNN había ya destacado 70 periodistas. Los rostros de los parisinos son de marcada preocupación y tristeza y llenas de lágrimas en muchos de ellos, se forman focos de homenaje en lugares próximos y calles adyacentes a la tragedia, velas, cirios en parapetos improvisados, rosas, flores por millares con escritos expresando su extremo dolor. Luego seguimos al mismo paso hacia la inmensa plaza de la República la que tiene más de tres hectáreas y reposando al centro al monumento coloso de la Mariana, el símbolo de la República, encontramos centenas de personas realizando los mismos ritos de flores y rosas, vistiendo bajo sus faldas a la gran dama de rosas, flores, banderolas bajo cánticos de la marsellesa, el himno épico, guerrero francés. Ya avanzada la noche nos retiramos de ese lugar inmenso de peregrinación y recojo, pensando cuánto nos falta trabajar para que estas masas comprendan quiénes en el mundo son los causantes de sus iniquidades, las injusticias, los disturbios, las penas, los dolores y las guerras con genocidios de pueblos que están presentes palmariamente en los hechos actuales: “En el mundo las potencias imperialistas intensifican sus contradicciones intentando resolver la más grave y extensa crisis del sistema capitalista”.

París 23 Noviembre 2015


Previous
Next Post »