Pronunciamiento: ¡LA LIBERTAD ES UN DERECHO!

¡LA LIBERTAD ES UN DERECHO!


¡NO A LA EXCLUSIÓN DE LA SOCIEDAD Y DEROGATORIA DE LEYES LESIVAS!


¡CIERRE DEL PENAL MILITAR DE LA BASE NAVAL DEL CALLAO!


El Comité Nacional de Prisioneros Políticos y Prisioneros de Guerra llama a la solidaridad de los pueblos de América Latina y el mundo con los prisioneros políticos del Perú frente a las medidas represivas y de persecución política que el Estado peruano aplica contra el pueblo y particularmente contra los presos políticos.

La situación de los 300 prisioneros políticos es de una actual regresión impuesta por el Estado. Luego de haber progresionado desde el 2003, se les vuelve a quitar derechos fundamentales, como la redención de la pena por estudio y trabajo, la negación del beneficio de liberación condicional, el regreso del aislamiento sobre todo de los exdirigentes, la restricción de visitas familiares entre prisioneros (la negación de visita íntima), muy especialmente hacemos mención del último decreto que vuelve a regresionar el régimen penitenciario a los prisioneros políticos por estrictas razones políticas.

Desde el año 2013, fecha en que cumplieron la sentencia de 25 años, a tres prisioneros se les ha impedido la libertad, inventando nuevos hechos para nuevos procesos. Ellos son: el compañero Osmán Morote con 70 años de edad, la compañera Margot Liendo con 66 años de edad y la compañera Victoria Trujillo con 55 años de edad, los tres sobrevivientes del genocidio de Canto Grande de mayo 1992. Lo más grave es que este impedimento de libertad pretenden extenderlo a todos los prisioneros que el Estado y la reacción consideran “peligrosos”. Demandamos la libertad de nuestros tres compañeros. ¡La libertad es un derecho!

Rechazamos las maniobras estigmatizadoras del Estado y el gobierno ante la CIDH para deslegitimar las justas demandas hechas por los prisioneros contra la legislación antisubversiva cuyo carácter es Derecho Penal del enemigo, contra las torturas en las detenciones y violaciones a las prisioneras políticas, demandas que han sido admitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos luego de ser estudiadas por ese organismo.

Denunciamos la situación de aislamiento e incomunicación absoluta del Dr. Abimael Guzmán Reinoso que desde hace 23 años le imponen en una base militar como es el Penal Militar de la Base Naval del Callao sin considerar su avanzada edad de 81 años ni sus problemas de salud, impidiendo la visita de amigos, historiadores o periodistas, incluso restringiendo a una vez por año el encuentro familiar con su esposa y la pretensión de anular su matrimonio para profundizar su aislamiento. Es el único caso en el cual se vienen negando los más elementales derechos, incluso estando recluido ilegalmente en una prisión militar. Exigimos ¡Cierre del Penal Militar de la Base Naval del Callao!

Por otro lado a los exprisioneros políticos se les ha impuesto leyes que les impiden trabajar en la administración pública, no obstante se les cobra reparación civil, se les aplica seguimiento sistemático y se ha montado continuas campañas de persecución política, negándoles el derecho a la libertad, opinión, organización, participación política e incluso el trabajo intelectual y artístico. Más aún en el Congreso acaban de aprobar la ley de muerte civil a quienes no hubieran pagado la reparación civil las cuales son impagables por exorbitantes (entre decenas de millones hasta 3,700 millones de soles).

En este año 2015 por facultades extraordinarias han promulgado antidemocráticos decretos legislativos tales como la ley de conspiración, la restricción del régimen de ejecución penal, ley de seguimiento y además la modificación de la ley electoral que incluye un artículo expreso que niega la participación política a los exprisioneros políticos.

Todo esto es una proscripción sin ley para excluir a los revolucionarios de la sociedad, mostrando claramente su carácter antidemocrático y contrario a la reciente tendencia en la región de resolver políticamente los problemas derivados de un proceso armado como ocurre hoy en Colombia entre el Estado y las FARC. La restitución de todos los derechos de los prisioneros políticos es una necesidad de la democratización que requiere la sociedad peruana.

Por todo ello, en esta campaña internacional por los prisioneros políticos, agitamos con firmeza nuestras consignas:

¡LA LIBERTAD ES UN DERECHO!

¡NO A LA EXCLUSIÓN DE LA SOCIEDAD 
Y DEROGATORIA DE LEYES LESIVAS!

¡CIERRE DEL PENAL MILITAR 
DE LA BASE NAVAL DEL CALLAO!

Octubre 2015

Comité Nacional de Prisioneros Políticos
y Prisioneros de Guerra del Perú




Previous
Next Post »