¡VIVA EL 65 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN CHINA!


¡VIVA EL 65 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN CHINA!

        Este 1 de octubre del 2014 se conmemora el 65 aniversario del triunfo de la revolución china, hito de la revolución proletaria mundial que resplandecerá siempre.

       Cuando en nuestro país se desata una campaña macartista e inquisitorial en contra de los comunistas y revolucionarios, los Presos Políticos defendemos el derecho a expresar nuestras opiniones reafirmándonos en las posiciones proletarias marxista-leninista-maoístas, pensamiento gonzalo sobre esta gran revolución, de las cuales a continuación transcribimos cuestiones fundamentales.

       “Es evidente que ha sido una revolución trascendental en la humanidad por diversas razones: una de ellas por la inmensa masa que ha movilizado, 400 millones en un comienzo y en la Gran Revolución Cultural Proletaria a 800 millones; una zona de grandes conflictos a nivel mundial, extensa y asentada en largas luchas del pueblo, del campesinado, luchas campesinas de larga data, y guerras como la del Opio del 40 del siglo pasado, por ejemplo. En la Revolución Cultural se hizo balance de largo proceso, se dijo China ha sido signada por diversas luchas que se libraron por las armas. Sobre esto viene el Partido Comunista de China y el Presidente Mao, tercera lumbrera del marxismo, la más alta cumbre. Todo esto ha dado condiciones muy especiales a China y lo ocurrido allí ha estremecido el mundo.”

       “El 1° de octubre de 1949, después de veintidós años de guerra popular, el Partido Comunista de China, bajo la dirección personal del Presidente Mao Tse-tung, conquistó el poder, culminando una de las más gigantescas epopeyas de la historia mundial. Pero ninguna revolución, tampoco la china, es un camino recto y sin reveses. En 1927, como dijéramos, fue derrotada; ChiangKai-shek traicionó hundiendo al pueblo chino en un baño de sangre y el movimiento revolucionario fue reducido a su mínimo, principalmente en las ciudades. En el Partido había predominado una línea oportunista de derecha, de ahí la derrota, en tanto, que las fuerzas nuevas, proletarias en especial, fracasaron por su insuficiente desarrollo. ¿Cómo actuó el Presidente Mao en estas circunstancias? Planteó por vez primera que el poder nace de fusil y estableció el camino de cercar las ciudades desde el campo, definiendo el carácter de fuerza principal que tiene el campesinado en la revolución democrática; organizó y dirigió el Levantamiento de la Cosecha de Otoño, creó el Ejército Rojo de obreros y campesinos, de nuevo tipo, y construyó, sustentándose en las masas, la base de apoyo de Chingkang. Mientras basaba la acción del PCCh en fundamentales obras que desarrollaban su construcción ideológico-política: "Análisis de las clases de la sociedad china", "Informe sobre la investigación del movimiento campesino en Junán", "La lucha en las montañas Chingkang","¿Por qué puede existir el Poder Rojo en China?","Sobre la rectificación de las ideas erróneas en el Partido" y "Una sola chispa puede incendiar la pradera"; todas ellas sobre el camino del campo a la ciudad y cómo construirlo bajo la dirección del Partido Comunista guiado por la ideología del proletariado.

       Así, las fuerzas de la revolución china se acrecentaban extendiendo el poder de obreros, campesinos y soldados hasta conformar la República de Juichin; y derrotando cada vez mayores fuerzas armadas enemigas se fortaleció, deviniendo en poderoso incendio que arrasaba el viejo poder en el campo. Mas la quinta campaña de cerco y aniquilamiento, desatada por el ejército reaccionario, fue erróneamente respondida con guerra regular abandonando la guerra de guerrillas; llevando, esta vez una línea oportunista de izquierda imperante en el Partido, a la segunda derrota de la revolución en China; y las fuerzas nuevas, la izquierda partidaria principalmente, fracasaron de nuevo por su insuficiente desarrollo , específicamente por su debilitamiento derivado de la destitución de sus dirigentes, pues el Presidente Mao y sus cercanos seguidores fueron marginados. Pero este, como en la primera derrota, fijó el camino a seguir, lo organizó, lo plasmó y mantuvo su rumbo, asumiendo la dirección en Tsunyi, enero de 1935: desplazarse al norte mediante una Gran Marcha para combatir a Japón que expandía su agresión en China.

       La Gran Marcha, epopeya sin igual, fue una máquina combatiente sembradora de propaganda y organización; recorrió once provincias, "10,000 li" (unos cinco mil kilómetros), hasta asentarse en Yenán, el centro de la revolución china hasta el 47 en que salió de él para conquistar el Poder en todo el país. Período nutrido hasta 1940 por imperecederas obras del presidente Mao Tse-tung: "Problemas estratégicos de la guerra revolucionaria de China", sienta contra el oportunismo, la línea militar proletaria de la guerra de guerrillas cuya forma principal es desenvolverse a través de campañas y contracampañas de cerco y aniquilamiento. "Sobre la táctica de la lucha contra el imperialismo japonés" y "El Partido Comunista de China en la guerra nacional", establecen los cambios producidos al pasar a ser principal la contradicción nación-imperialismo, a nivel de programa, línea política, construcción de los tres instrumentos, y fija cómo el Partido debe encabezar y dirigir la guerra de liberación nacional. "Acerca de la práctica" y "Sobre la contradicción" para armar a los cuadros con la filosofía, el núcleo de la ideología, a fin de comprender la propia realidad científicamente y servir a transformarla. "Problemas estratégicos de la guerra de guerrillas contra el Japón", "Sobre la guerra prolongada" y "Problemas de la guerra y la estrategia", tratan la guerra de guerrillas como estrategia y no simplemente como cuestión táctica, la primera; la guerra como estrategia militar y política, más aún como gran estrategia que liga indesligablemente la guerra y la paz, la segunda; la guerra como forma principal de solución de las contradicciones fundamentales y la violencia revolucionaria como ley universal sin excepción, la tercera. "Acerca de la aparición de la revista ´El Comunista’", sobre el Partido, la guerra y el frente, estableciendo las seis leyes de este. "La revolución china y el Partido Comunista de China", magistral análisis de las clases en la revolución democrática y la dirección política del Partido en la revolución y la guerra. "Sobre la nueva democracia", monumento sobre teoría del Estado y su desarrollo en la revolución democrática como Estado de nuevo tipo, nueva democracia como dictadura conjunta dirigida por el proletariado, concretada en nueva economía, nueva política y nueva cultura. Estas obras maoístas fundamentales, entre otras, son parte de la herencia marxista que los comunistas enarbolamos como armas invencibles hoy y garantía de la victoria de mañana.

       Pero, la Revolución China nos enseña más aún. En 1936, el PCCH, bajo poderosa presión popular, impuso al Kuomintang el frente unido antijaponés; poniendo por encima los intereses del pueblo chino, los comunistas pusieron de lado las deudas de sangre de Chiang Kai-shek, a quien incluso perdonaron la vida, y aun aceptándolo como representante de la República China, combatieron ejemplarmente hasta derrotar al Japón. Claro está que, mientras el Partido libraba la guerra antijaponesa, Chiang "observaba desde la montaña Omei cómo dos tigres se pelean", soñando y especulando con la derrota de los comunistas. Y, diez años después, en 1946, el PCCH y el Kuomintang, celebran un acuerdo para terminar la guerra civil en pro de una nueva China, la paz y la democracia; en esencia implicaba no culminar completamente la revolución democrática; mas las necesidades de la lucha de clases lo exigían así y el Presidente Mao no vaciló en suscribir tal acuerdo, como puede estudiarse en su obra sobre "Las negociaciones de Chungching". Acuerdo que no prosperó por la perfidia reaccionaria y fue roto por su ofensiva de julio del 46, quedando Chiang y sus compinches, marionetas del imperialismo yanqui, desenmascarados ante el pueblo chino y el mundo.

       Así, el Presidente Mao Tse-tung, como antes hicieran Marx, Engels, Lenin y Stalin, enfrentó y superó los fracasos, derrotas y retrocesos de la Revolución China; mantuvo el rumbo después de establecerlo y condujo al grandioso triunfo de octubre del 49. Son lecciones insoslayables que los comunistas debemos tener presente hoy, más que nunca, y sobre todo aplicarlas. Concluida la revolución democrática sin interrupción se emprendió la socialista; es bien conocida la grandeza de esta nueva etapa y principalmente la trascendencia de la Gran Revolución Cultural Proletaria. Pero toda esta lucha estremecedora contra el revisionismo contemporáneo y heroica guerra de clases por la continuación y desarrollo no solo de la revolución china sino de la revolución proletaria mundial, librada en el fragor de la batalla entre restauración y contrarrestauración, desaparecido el Presidente Mao Tse-tung, terminó con el golpe contrarrevolucionario de Teng, la usurpación burguesa del poder en la República Popular China y, en consecuencia, en la segunda gran derrota contemporánea del proletariado internacional. Este turbulento y grandioso capítulo de la revolución proletaria mundial, unos veinticinco años de estruendosa tormenta revolucionaria, principalmente la Gran Revolución Cultural Proletaria, incluidos fracasos y derrotas han armado ideológicamente a los comunistas para siempre.”

       “3.- Ascenso de la Revolución Proletaria Mundial. Con el triunfo de la revolución china, cambió la correlación de fuerzas a favor del socialismo y, como hermosamente se canta "En el Este se levanta el Sol", la revolución se extiende en Asia; el imperialismo yanqui es derrotado en Corea, surge el campo socialista desde el Pacífico al Báltico y como dijo el Presidente Mao Tse-tung "El viento del este prevalece sobre el viento del oeste". Así, comenzó este tercer momento, más el revisionismo siniestro y reptante, encabezado por Jruschov usurpó el poder en la URSS en 1956, y el proletariado internacional sufrió su primera gran derrota en este siglo, mientras que en la propia China popular y el PCCH, el revisionismo tomaba posiciones con Liu Shao-shi y Teng Tsiao-ping. La década del 60 es, sin duda alguna, la más alta y grandiosa ola de la revolución proletaria mundial; ha marcado imborrablemente para siempre la historia del mundo y del proletariado internacional; y en ella, la Gran Revolución Cultural Proletaria, será para el futuro comunista la cumbre del siglo XX, del siglo en que se pusieron sus cimientos. Los sesentas también fueron la más alta ola del movimiento de liberación nacional, movimiento que barrió Asia, África y América Latina, “la zona de tempestad revolucionaria” como sentara la “Carta China” en junio del 63; mostró el inmenso potencial que encierra dentro de la revolución proletaria mundial; y el sudeste asiático fue su centro, Vietnam fue su vórtice. En esa época, hasta las potencias imperialistas fueron remecidas por la tormenta revolucionaria: EE.UU. por el movimiento negro y Francia por el candente mayo del 68. Mas diez años después de iniciada la Gran Revolución Cultural Proletaria, muerto ya el Presidente Mao Tse-tung, el revisionismo dio un golpe contrarrevolucionario dirigido por Teng, usurpando el poder proletario en China; y el proletariado internacional enfrentó su segunda gran derrota en este siglo, veinte años después de la primera, en 1976. Ahí comenzó la ardorosa y trascendente lucha por la defensa y mantenimiento de la revolución proletaria mundial; en esta coyuntura iniciamos la guerra popular en el Perú.”

       “El maoísmo. Es la cuestión decisiva, el Presidente Mao enseña que lo ideológico-político lo decide todo, y nuestra ideología no es sino una: el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo. No es momento ni hay razón de hacer esbozo de marxismo; nos interesa ver que la ideología del proletariado como realidad grandiosa se desenvuelve a través de saltos y por etapas. Ha tenido una primera etapa el marxismo, una segunda el leninismo y una tercera la más grande y más alta expresión: el maoísmo. Así, encontramos como comunistas que el marxismo es una fuerza incontenible, viva, pujante, en pleno desarrollo; muchos necios lo han declarado muerto, pero el marxismo luego fue más altamente desarrollado dando un sófero mentis a esa palabraría; ya en época de Marx se dijo igual, similar en la de Lenin y hay lo mismo; no puede extrañarnos, pues, que salgan ahora falsarios, supuestos enterradores del marxismo. Y el maoísmo se le ataca, artera, siniestramente, porque es la concepción más alta de la humanidad. 

       Sin embargo, precisamente, cuando nos elevamos a etapas, más altas de la ideología de los Partidos Comunistas es que se le ataca, niega y declara caduca; pero toda esa algarabía de la supuesta caducidad del marxismo no es sino, y esto es muy importante, el prólogo de un nuevo desarrollo del marxismo, así fue cuando Marx y cuando Lenin. El maoísmo es la más alta ideología científica, en consecuencia la más alta realidad transformadora; salida de la materia, expresión material, porque el espíritu no es sino una forma de materia. Hemos recibido, pues, la ideología más alta de la humanidad: el maoísmo.”

       “Insistir en lo siguiente: el socialismo ha sido construido ya en muchos países de la Tierra, en la URSS de Lenin y Stalin, un país de más de 200 millones de habitantes, en China bajo la dirección personal del Presidente Mao, el país más poblado del mundo, en esos momentos entre 600 y 800 millones de habitantes, entre otros de Asia y Europa oriental. Y lo que ahí ha sido construido ha sido el socialismo, esto es, la primera fase del comunismo establecida por Marx el siglo XIX.
(…) el socialismo no es un mito ni una utopía, no es imaginación de un mundo mejor, es la plasmación de la lucha de las masas dirigida por la clase a través de su Partido: el Partido Comunista que coge las leyes del mundo social que el hombre va generando, las leyes tienen la significación de ser independientes de la voluntad de los individuos. El socialismo es consecuencia de la vertebración de relaciones sociales de explotación que al llegar al capitalismo requiere destruir la propiedad privada de los medios de producción, no es voluntad de nadie, es resultado de las leyes que rigen el proceso social. Y el socialismo ya se ha concretado como sistema económico nuevo, como base y como superestructura, como sistema político e ideología, se ha concretado solamente 66 años dando el más asombroso ejemplo de energía transformadora de masas, de auténtica sociedad nueva, nunca las inmensas mayorías de las masas se habían beneficiado bajo otros sistemas como en este, beneficio a las masas más amplias dándoles el derecho a transformar el viejo orden de opresión en uno nuevo; no es cuestión ética, del socialismo como norma ni utopía, la "Utopía" de Tomás Moro, la de los renacentistas, a la de los franceses como Fourier quien concebía el falasterio a la idea de concretar el bien u otros socialistas utópicos, Saint Simon, Owen; en general ninguna utopía ha sido nunca plasmada; el cooperativismo no es utopía es una forma de propiedad privada que sirve al capitalismo mientras haya capitalismo y si hay socialismo sirve al socialismo; las utopías no son sino planes imaginarios que no cuajan en la realidad y hay casos de utopías respetables, Engels dedicó dos capítulos del Anti-Dühring a los socialistas utópicos por ejemplo y describe las ideas de llegar a una sociedad en la que no haya un Estado que reprima y sea reemplazado por una administración, la igualdad de los hombres, etc. ideas de avanzada pero que no podían llevarlas a la realidad porque no comprendían, no veían que para llegar a eso necesitaban de la revolución para transformar la sociedad; ha habido muchas utopías, éstas tienen su base material, es el buscar el bien, la igualdad de los hombres, acabar la injusticia, por ejemplo Fourier decía que tanta riqueza iba pareja con tan honda pobreza, pero no encuentran cómo resolver esos problemas, sienten la necesidad, hacen planes o experimentos al margen de la revolución y por eso se estrellan, fracasaron ¿por qué? son planes imaginarios no compaginados con las leyes que rigen el proceso social; hoy día fomentar el socialismo utópico es desviar la lucha por la revolución. Pero es tanta la ignorancia o la incapacidad de fundamento del imperialismo y la reacción que imputan al socialismo de ser una utopía para quitarle su carácter de realidad, de ser parte del proceso social de la humanidad, es que la burguesía se niega a reconocer que el proletariado es la última clase de la historia y es la que la va a desplazar, hundir, destruir, a ella como a todas las demás clases explotadoras, es la que va a acabar con todas las clases si excepción hasta extinguirse como clase; y así como ayer los feudales se resistieron a ser desplazados del poder hoy también se pregona la imposibilidad del proletariado de conquistar, defender y construir una sociedad a su imagen y semejanza como dictadura del proletariado fase necesaria y transitoria para entrar a la nueva sociedad sin propiedad, sin clases, sin Estado, sin guerras, por eso pues nos imputan utopía buscan negar el carácter real del socialismo, el socialismo no es utopía es la primera fase del comunismo y ya ha sido plasmado por los hombres y es una de las más grandiosas obras del siglo XX, ha durado todavía poco tiempo, pocos años pero es realidad desafiante, concretada y estamos plenamente seguros que volverá a ser rehecho, tiempo más, tiempo menos. Hemos concretado la primera fase del comunismo, a cada quien según su trabajo he ahí su limitación, todavía no se ha concretado el comunismo en la Tierra, en lo que sí hemos avanzado es en la primera fase por tanto más cerca estamos, no hemos perdido el tiempo, a la burguesía le demandó 300 años tomar el poder y consolidarse en el poder para modelar la sociedad según sus intereses de clase, a nosotros nos demandará menor tiempo si no véase la historia de la burguesía, de los feudales, de los esclavistas y el larguísimo período de la comunidad primitiva ¿acaso no fue así?

       Y hablar de socialismo es hablar de dictadura del proletariado, sin ésta no cabe democracia para las inmensas masas, así como no cabe real igualdad de la mujer ante la ley, la real protección de las grávidas, ni de la niñez o la ancianidad, ni salud ni educación para el pueblo, la democracia para las masas, para las mayorías, ésa sólo se garantiza con la dictadura del proletariado que se logra bajo la dirección del Partido que fija y establece el rumbo comunista en la conducción del socialismo, al pueblo le garantiza su derecho político de transformar la sociedad, tomar el poder y ejercerlo efectivamente; y a la clase le permite plasmar su meta. ¿Cuál es su limitación? la primera fase se ha desenvuelto dentro de lo que Lenin ya advirtió un Estado burgués sin burguesía, con un derecho todavía desigual de a cada quien según su trabajo y la resistencia de quienes habiendo sido beneficiados por ese Estado derrocado tienden a restablecer formas del Estado de viejo tipo y buscan privilegios, se oponen a que les restrinjan sus antiguos beneficios. Entonces si el Partido no mantiene el rumbo, si no dirige se convierte otra vez en Estado burgués con burguesía, es una lucha difícil. Se ha demostrado también que como todo Estado requiere de una columna vertebral que lo sostenga: la fuerza armada y es así porque todo Estado no es sino violencia organizada de una clase contra otras y el Estado socialista, la dictadura del proletariado es de las mayorías contra las minorías, sólo la dictadura del proletariado aplica este principio y cuando ha habido violación de éste ha comenzado a ser de los menos contra los más, es que ya ha comenzado a ser otra vez Estado burgués con burguesía; recuérdese la proterva experiencia del revisionismo tanto en la URSS como en China, capturan la fuerza armada, una parte de ella, usurpan el poder y el Estado cambia de color, comienza a cambiar de color, empieza el Estado burgués con burguesía y deja de ser más y más la dictadura del proletariado para convertirse en la dictadura de la burguesía. No es que la dictadura del proletariado sea mala, es buena y necesaria, pero tiene que lidiar con los lastres del viejo Estado que subsisten en lo nuevo y generan esos excesos si se quiere; es como el cuerpo humano que a la vez que necesita alimentarse para vivir también requiere excretar, evacuar, o no porque la sangre genera toxinas va a ser mala, es buena y necesaria, si no evacúas te intoxicas y mueres, así también la dictadura del proletariado no porque se ejerza es mala, es buena. Y la dictadura del Estado de Nueva Democracia, esto es la dictadura conjunta tiene un rumbo: la dictadura del proletariado, a eso se orienta la economía de Nueva Democracia, a la dictadura del proletariado, al socialismo.”

       La experiencia de la Revolución China es invalorable mas no puede ser aplicación mecánica. Hace más de 20 años terminó la guerra interna en el Perú sin lograr cumplir las metas fijadas, pero su acción socavó profundamente las bases de la vieja sociedad semifeudal, semicolonial y de capitalismo burocrático. Hoy el Perú ha devenido sociedad capitalista, dependiente del imperialismo y con rezagos semifeudales y en ella estamos asumiendo desenvolver una lucha política al servicio del pueblo. Por ello rechazamos tajantemente la acusación de que planteamos hoy un boicot a las elecciones y que llamamos a la violencia cuando nuestra posición clara y resuelta es luchar por una Solución Política, Amnistía General y Reconciliación Nacional. Y aunque la reacción haya desatado una persecución política macartista e inquisitorial, persistiremos en la lucha política y en defender el derecho de expresión y de organización política de acuerdo a la Constitución peruana.
En este nuevo aniversario de la revolución china reiteramos nuestra indeclinable posición de brega por poner al mando el maoísmo como la ideología del proletariado y su aplicación creadora el pensamiento gonzalo para nuestro país y en servir siempre al pueblo de todo corazón.

¡VIVA EL 65 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN CHINA!

¡PONER AL MANDO EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO COMO LA IDEOLOGÍA DEL
 PROLETARIADO Y EL PENSAMIENTO GONZALO COMO NUESTRA ARMA IDEOLÓGICA ESTRATÉGICA, ESPECÍFICA Y PRINCIPAL PARA EL PERÚ!


   1° de octubre del 2014





ALGUNAS FOTOS SOBRE EL PRESIDENTE MAO Y LA REVOLUCIÓN CHINA























Previous
Next Post »