PRONUNCIAMIENTO DEL COMITÉ NACIONAL DE PRISIONEROS POLÍTICOS DEL PERÚ



A LA OPINIÓN PÚBLICA

¡RECHAZAMOS LA NUEVA CAMPAÑA CONTRA EL DERECHO DE PARTICIPAR EN LA VIDA POLÍTICA DEL PAÍS ESPECIFICADA EN VINCULARNOS CON LA ACCIÓN ARMADA DEL HUALLAGA PARA IMPEDIR LA INSCRIPCIÓN DEL MOVADEF!

I.- Esta nueva y tercera campaña es parte de una acción sistemática maquinada por el Estado peruano que busca por todos los medios impedir el derecho de participar en la vida política del país al Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF). Luego del juicio por la publicación del libro “De puño y letra” y la negación de beneficios penitenciarios para obtener la libertad, en mayo último montaron la primera campaña, que tuvo como especificación impedir la libertad de los prisioneros políticos, convertir la petición de amnistía general en delito, imponer arrepentimiento, negar el derecho a los ex prisioneros a reincorporarse a la sociedad despidiendo a más de quinientos profesores del ejercicio de la docencia, así como encubrir el derecho de denunciar al Estado peruano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con supuestos “pagos de indemnizaciones”; la segunda campaña se desenvolvió durante las elecciones municipales y regionales y tuvo como especificación forzar la voluntad popular para impedir que el pueblo vote por el MOVADEF.

Esta tercera campaña se especifica en que han fabricado la farsa de una supuesta vinculación de todos los prisioneros políticos y de todos aquellos que luchan por solución política, amnistía general y reconciliación nacional con la acción armada del Huallaga para por un lado, hacer creer que seguimos en acción armada y que no estamos por participar en la vida democrática y de esta manera volver a generar una opinión pública en contra de quienes estamos por solución política, amnistía general y reconciliación nacional, y por otro lado, presionar al Jurado Nacional de Elecciones para impedir la inscripción del MOVADEF.

La especificación de esta campaña se prueba fehacientemente en las declaraciones de la ex Ministra del Interior aprista Mercedes Cabanillas, quien dijo: “Haremos una campaña en los partidos democráticos para cortarles el paso, también le corresponde al Jurado Nacional de Elecciones…fuerzas que tienen indicios, vinculaciones o posiciones abiertamente antidemocráticas, terroristas no pueden participar en la democracia… el gobierno hará todo lo que pueda a través del Ministerio de Defensa, Interior, Policía, Fuerzas armadas”. Rechazamos estas afirmaciones que lanzan imputaciones, en forma descarada presiona al JNE y persiste en aplicar represión y no solución. ¡Esas palabras son antidemocráticas!, ¡Esas palabras generan alarma en al población! Palabras a las que se suman las de su jefe Alan García Pérez, quien dijo: no hay que dejarnos llevar por sus dichos y sus escritos, sino por sus hechos y que el JNE no les permita inscribirse. ¿Esto es democrático? ¡En absoluto!

II.- Esta campaña iniciada se da en una coyuntura signada por tres hechos: La renuncia del Ministro del Interior a raíz de un escandaloso acto de corrupción; el inicio de las elecciones generales de abril 2011 en que vuelven a utilizar el tema del terrorismo para su contienda electoral; y, como respuesta al Congreso exitoso del MOVADEF, que constituye un hito de envergadura, público, democrático y popular con asistencia masiva de participación de todas las bases a nivel nacional, quienes se reafirman en la defensa de los derechos fundamentales y la amnistía general como forma de solución política que beneficie a todos los perseguidos.

Esta coyuntura tiene como trasfondo político la imposición del plan económico de la gran burguesía compradora pro imperialista, de evolución del capitalismo burocrático mediante una nueva acumulación originaria lo que significa una redoblada explotación y agravada represión contra la clase y el pueblo; plan del que se deriva el plan político de una mayor reaccionarización de su Estado; Plan económico y político que los lleva a montar sistemáticas campañas contra la clase y el pueblo para contener su explosividad y desviar su camino. Como contraparte, si el camino del pueblo se complejiza éste proseguirá desarrollando sus luchas para desenvolver su propio camino, a lo cual sirve el MOVADEF.

III.- Como parte de esa política represiva, también han montado la falsa vinculación de los dirigentes de organizaciones campesinas cocaleras y otros ciudadanos, entre los cuales figuran alcaldes democráticamente electos, con la acción armada del Huallaga, para cerrarles el paso a su participación en la vida política del país, deteniendo a 50 de sus dirigentes en una lista de más de un centenar de campesinos cocaleros. Buscan así descabezar al movimiento cocalero, debilitar su lucha y su organización. Nos solidarizamos con su lucha, exigimos su libertad y la solución al complejo y largo problema de la lucha cocalera del Perú.

IV.- Los prisioneros políticos como parte del pueblo también tenemos derecho a participar en la vida política, reiteramos, es falso que estamos en armas, hace 18 años que la guerra terminó, nuestros hechos están demostrando que luchamos por una solución política, amnistía general y reconciliación nacional, no puede seguirse posponiendo un problema que tiene ¡30 años! Y que de resolverse evitaría más costo en vidas de ambas partes.

¡RECHAZAMOS LA NUEVA CAMPAÑA CONTRA EL DERECHO DE PARTICIPAR EN LA VIDA POLÍTICA DEL PAÍS ESPECIFICADA EN VINCULARNOS CON LA ACCIÓN ARMADA DEL HUALLAGA PARA IMPEDIR LA INSCRIPCIÓN DEL MOVADEF!

¡SOLUCIÓN POLÍTICA, AMNISTÍA GENERAL Y RECONCILIACIÓN NACIONAL!

COMITÉ NACIONAL DE PRISIONEROS POLÍTICOS DEL PERÚ

Diciembre del 2010
Previous
Next Post »