No a la extradición de Juan M. Carranza

COMUNICADO DE PRENSA

El Comité de Apoyo al ciudadano español de origen peruano, Juan Manuel Carranza Laurente, Abogado egresado en l990, de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, quien es objeto de un pedido de Extradición por el actual gobierno del Perú, considera que la petición no es procedente porque se origina en hechos que estuvieron vinculados al ejercicio de su profesión y por la ausencia de veracidad en la pertenencia subversiva que se le imputa. Ejercía como pasante (practicante) en la Asociación de Abogados Democráticos, entidad dedicada a defender la vigencia de las leyes del Estado democrático del Perú, del libre ejercicio del derecho a la defensa, de los derechos humanos y de respeto a la vida, vinculados a los acuerdos internacionales firmados por aquel Estado.

El hecho de que en el ejercicio de sus trabajos, esta Asociación de Abogados defendiese eventualmente a insurgentes, les colocó en la mira de grupos paramilitares como "Rodrigo Franco", y "Colina" y del sistema represivo peruano: el aparato policial y los poderes judicial, legislativo y ejecutivo.

La legislación que en el año 1992, emanó del Golpe de Estado de Fujimori, incluidos los Decretos Leyes contrasubversivos, en circunstancias de un enfrentamiento fratricida que los españoles debemos entender muy elocuentemente, violó la intangibilidad del derecho a la defensa de los detenidos, suspendió las acciones de Hábeas Corpus y Amparo, así como las libertades individuales y otros derechos fundamentales.

En ese contexto, surgieron acusaciones contra los abogados e integrantes de la Asociación, que permitieron la persecución, el encarcelamiento y hasta produjo la muerte y desaparición de algunos de ellos, como es el caso de los abogados Jorge Cartagena Vargas, muerto en prisión; Wilfredo Terrones Silva, desaparecido hasta hoy, y otros más, encarcelados absurdamente durante muchos años para luego ser absueltos por falta de pruebas.

En esos días, Juan Manuel fue detenido al realizar una diligencia jurídica, interrogado y torturado durante 15 días entre Septiembre y Octubre del año 1992. Era una práctica muy común contra los acusados de apoyar la subversión, torturarlos para obtener declaraciones autoinculpatorias y/o “delatoras” – los “arrepentidos” – para luego ser procesados penalmente. Fue liberado por ser inocente, pero continuó siendo objeto de una intimidatoria persecución.

En 1994, no soportándolo más, se vio obligado a abandonar su ciudad natal, Lima, y se trasladó a una Provincia del interior. Allí continuó desenvolviéndose en actividades legales. En 1996, al no cambiar esta situación de persecución decidió huir hacia Argentina y obtuvo el estatuto de Refugiado. Dos años después decide trasladarse a España por razones familiares, pues la mayoría de ella ya residía allí, ingresando en Agosto de 1998 y solicitando Asilo, siendo admitido a trámite y denegado éste en el 2001.En ese mismo año un nuevo gobierno en el Perú, promulgó una legislación contrasubversiva que revisaba la del régimen de Fujimori, por ser ésta anticonstitucional.

Se reiteraron errores que permitieron la renovación de los cargos contra los integrantes de la Asociación de Abogados Democráticos y se volvió a acusar a los antiguos acusados y perseguidos. Juan Manuel, desde el año 1998 no ha salido de España, y como parte de sus esfuerzos por integrarse y arraigarse en la sociedad española, se desenvuelve como Mediador vecinal. Es especialista en promover relaciones interculturales y de paz en los barrios del Distrito de Villaverde. Constituyó familia con su compañera de vida María Cirila y tiene dos hijos de 5 y 2 años, Sacha y Yuri, de nacionalidad española. La posible y no deseada ausencia de Juan Manuel de su hogar, les dejaría inmediata y brutalmente sin sustento.

A pesar de la cobertura social del Estado español, no existe la posibilidad automática de que María comience a trabajar y de que sus hijos encuentren rápidamente asistencia estatal. Toda esta situación de arraigo y proyección de futuro de la familia Carranza Atahualpa se ve agravada por la minusvalía física de un 33% de Juan Manuel, adquirida por las torturas reiteradas a que fue sometido durante su detención en 1992.

A favor de Juan Manuel y en respuesta a las falaces publicaciones de Abril del año pasado aparecidas en diarios limeños informando sobre su “detención en Madrid sin oponer resistencia”, habla el hecho de haberse presentado voluntariamente ante los jueces españoles manifestando su extrañeza por la continuidad de esta peligrosa y añeja persecución. No existe ninguna prueba sobre su supuesta pertenencia subversiva, salvo los testimonios de un torturado que se retractó y de un “arrepentido” que afirma haberlo visto en Lima en 1997, cuando Juan Manuel residía ya en Argentina con el estatuto de Refugiado que ostentaba desde 1996. Resulta por demás sospechoso que el actual Gobierno peruano lo pretendiera extraditar el año pasado junto a otros dos abogados, refugiados en Inglaterra y Chile.

A sabiendas que el principio de no devolución de refugiados es inviolable, se intentó el despropósito, recibiendo el rechazo lógico a sus pretensiones. Es evidente que aceptar el requerimiento del gobierno peruano pone en peligro la vida de Juan Manuel con total seguridad.

En primer término, porque sus brutales cárceles son un reflejo del estado de subdesarrollo social, económico y político del país. Jamás encontraría la atención médica, necesaria para su pervivencia. La seguridad vital en las cárceles peruanas es insignificante para cualquiera y en el caso de un preso acusado de subversión es menor aún.

Y los tratos inhumanos y degradantes están más que garantizados. Y lo que es más grave: su condición de perseguido político y testigo de las observaciones, vigilancias y seguimientos de las fuerzas de seguridad y paramilitares del Estado peruano lo convierten en presa codiciada para ser silenciada en cuanto se presente la oportunidad.

De todo esto hablan los 101 asesinatos de civiles a manos de elementos policiales producidos en el Perú durante lo avanzado de su actual Gobierno (1), los numerosos informes de atentados, amenazas y persecuciones contra defensores de derechos humanos, testigos y operadores de justicia; así como el fallo negativo a un requerimiento del Estado peruano para la extradición de un ciudadano español por comisión de un delito común, (EL Mundo 24.11.2009) (2) que una Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de Madrid argumenta en las mismas causas que aquí detallamos.

Nos encontramos ante un caso claro de ataque arbitrario y carente de causas reales, a los derechos fundamentales y la estabilidad del abogado Juan Manuel Carranza Laurente y de su familia, razón por la cual damos estado público a esta situación y solicitamos al Gobierno de la Nación Española y a la judicatura del país, que no se dé curso a la petición de Extradición realizada por el Gobierno del Perú y el Estado peruano.

Diciembre del 2009 


NO A LA EXTRADICIÓN DE JUAN CARRANZA

Buenos Aires, 20 de diciembre del 2009.

Saludos a todos los compañeros y compañeras.

Desde nuestra asociación queremos hacer pública la denuncia de acoso, hostigamiento y posible deportación del compañero peruano-español Juan Manuel Carranza Laurente.

El motivo de dicho ensañamiento es porque el compañero desde estudiante de derecho defendió los intereses y derechos fundamentales de los más pobres y oprimidos de nuestra patria, dentro de la Asociación de Abogados Democráticos, hechos todos dentro del marco legal peruano e internacional.

El Estado peruano cada vez más fascista, está criminalizando las luchas del pueblo y de todos aquellos que osen defenderlo, además de negar los derechos fundamentales de los que menos tienen, parte de este plan es revisar todos los casos de presos políticos y exiliados, aunque hayan sido absueltos .

El estado español en forma de su consejo de ministros se ha pronunciado a favor de la extradición aún sin que haya terminado el juicio, lo que demuestra el corte político de la sentencia.

Este es el caso del compañero Juan Manuel Carranza Laurente, por lo que necesitamos el apoyo solidario a su causa apelando al internacionalismo de los pueblos que es más fuerte que la unión y pugna de quienes tratan de someternos.

El correo del compañero para mensajes de apoyo personales es: macala1960@hotmail.com.

Abrazos fuertes: A.I.R.S  
Previous
Next Post »