¡Decidido apoyo solidario a los pueblos amazónicos del Perú!

Miles de hijos del pueblo amazónico del Perú se han hecho presentes en este nuevo momento de la lucha popular en defensa de sus derechos fundamentales. Con sentimiento revolucionario de clase expresamos nuestro decidido apoyo solidario a la justa lucha del pueblo amazónico del Perú; lucha eminentemente política, que esta parte del pueblo peruano viene desenvolviendo enarbolando una reivindicación, que si bien es concreta y específica, evidencia tres problemas generales no resueltos aún en nuestra patria:

En primer lugar, han empuñado las banderas de la lucha por la tierra, tienen derecho a poseerla, defenderla y decidir sobre ella; en segundo lugar, la lucha por ser considerados parte componente de la nación peruana todavía en formación; y, en tercer lugar la lucha contra la evolución del capitalismo burocrático que lleva adelante la gran burguesía reaccionaria y sus aliados en pro de sus intereses y los del imperialismo, principalmente norteamericano. En síntesis, han puesto de manifiesto las tres montañas de opresión y explotación que pesan sobre los hombros del pueblo: la simifeudalidad, la opresión semicolonial y el capitalismo burocrático.

Han combatido con heroicidad contra el nuevo despojo de la tierra, que fuera pactado entre las reaccionarias clases del Estado peruano y la superpotencia imperialista hegemónica única como parte de la evolución del capitalismo burocrático y como una de las condiciones del TLC con los EEUU. Quieren apoderarse de la Amazonía, uno de los pulmones del mundo, rica en oxigeno puro; en productos energéticos valiosísimos como el petróleo, el gas o el agua; dotada de una inmensa y virginal biodiversidad; y muy poco o nada les importa los hijos del pueblo que allí habitan, centenariamente olvidados. El Estado peruano reaccionario, la gran burguesía compradora que lo dirige está evolucionando el capitalismo burocrático, yendo en contra de los intereses del pueblo en general y del pueblo amazónico en particular; mantiene un sistema de gobierno centrado en el presidencialismo y prosigue su plan largo de neoliberalismo que se desenvuelve desde el 90: en un primer momento, con Fujimori sentó las bases; en el segundo momento, con Toledo lo desarrolló y con Alan García en el momento actual lo eleva más en la globalización, cuando en el mundo se vive la peor crisis del sistema capitalista que ya está repercutiendo en todo el Perú, malgrado sus deseos.

Son ellos, pues, los miembros de las clases dominantes, el Estado peruano, es el régimen de turno, su gabinete ministerial y su Congreso, que bloqueó el debate para derogar los decretos leyes, los que aplican un camino burocrático antipopular, quienes han llevado a estos luctuosos hechos del 5 de junio de los cuales deben responder; pero ¡gravísimo! Ningún ministro quiere renunciar hasta hoy, ni por el saldo en vidas de los hijos del pueblo amazónico ni por los del cuerpo policial, obligado a ejecutar esa política represiva. Ellos tienen otra vez las manos manchadas con la sangre del pueblo por no aplicar solución política a un hecho político. Es decir, se “acuerdan” de los olvidados de siempre para arrebatarles la tierra que les pertenece y regalársela a las empresas de la gran burguesía compradora, como las de Romero y a las corporaciones imperialistas globalizadoras, y cuando el pueblo se defiende de tamaña agresión entran a la selva a “defender la democracia” y a imponer su llamado Estado de derecho enviando a policías armados a quienes también usan - como siempre - como carne de cañón.

Nefasta política de muerte, persecución y encarcelamiento, caracterizada por judicializar la justa lucha popular, reduciéndola a delito penal para ocultar las causas políticas de la misma y no asumir por ende la responsabilidad política que les alcanza, por culpar al propio pueblo agredido ya largamente oprimido y explotado, y por lanzar campañas de desprestigio a los actores y dirigentes. De ahí las soberbias frases que lanzan impunes: “¿Acaso son ciudadanos de primera categoría?”, “¿Así que basta vestir plumas y taparrabos para hacer desmanes?”, “¡Complot extranjero desestabilizador!”, esto entre las muchas injurias, humillaciones y mentiras que difunden para justificar lo que han hecho: imponer contra el pueblo amazónico su evolución capitalista burocrática.

Como repercusión de la guerra popular, el más trascendente hecho de transformación revolucionaria de nuestra historia, los hijos del pueblo amazónico han expresado un desarrollo de su conciencia política, resaltado en al combativa lucha por sus derechos fundamentales y estamos seguros de que en medio de ésta se han de forjar para las futuras jornadas por venir, pues, solamente bajo la dirección política proletaria comprenderán que para combatir contra el camino burocrático de las clases reaccionarias y el imperialismo que buscan la evolución del capitalismo burocrático deben desenvolver su propio camino: el camino del pueblo, teniendo como rumbo el que sólo derrumbando las tres montañas de opresión se logrará cabalmente la profunda reivindicación política del pueblo amazónico del Perú.

Desde aquí extendemos nuestras más sentidas condolencias a los familiares de todos los caídos.

¡Viva la lucha del pueblo amazónico del Perú!
¡El pueblo amazónico tiene derecho a poseer, defender y decidir sobre su tierra!
¡Derogatoria de los decretos de nuevo despojo por compra y venta de la tierra!
¡Contra el imperialismo, principalmente yanqui, defender la soberanía nacional!
¡El pueblo amazónico es parte componente y activa de la
nación peruana en formación!
¡Contra el camino de evolución capitalista burocrática, desenvolver el camino del pueblo en este nuevo momento de la lucha popular!
¡Contra la nefasta política represiva de muerte, persecución y encarcelamiento, exigimos solución política y no a la represión!
¡Libertad para todos los detenidos! ¡Presos políticos libertad!
¡Solución política, Amnistía General Y reconciliación Nacional!


Lima, 7 de junio del 2009

Comité Nacional de Prisioneros políticos
y prisioneros de guerra del Perú
Previous
Next Post »